13.6 C
San Luis

Block title

jueves, abril 25, 2024
InicioInternacionalAsí es la vida en una expedición que revela cómo desaparece el...

Así es la vida en una expedición que revela cómo desaparece el hielo del ártico

  • Cada septiembre, el hielo de la cima del mundo alcanza su extensión más baja del año.

Tres años después de su maratoniano viaje por el Océano Ártico Central congelado en el hielo, el buque alemán de investigación científica Polarstern ha alcanzado de nuevo el Polo Norte.

Esta vez, la expedición es más corta, de dos meses en lugar de un año, y el buque navega a través del hielo, no encerrado en él y a la deriva.

Pero el objetivo de los científicos a bordo es el mismo: comprender mejor cómo está cambiando el Ártico Central a medida que se calienta el planeta.

De izquierda a derecha, Stefan Schwarze, capitán del Polarstern, y los científicos Marcel Nicolaus, Antje Boetius y Ben Rabe. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.De izquierda a derecha, Stefan Schwarze, capitán del Polarstern, y los científicos Marcel Nicolaus, Antje Boetius y Ben Rabe. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.
Instalación de una boya de balance de masas de hielo, que mide de forma autónoma la temperatura y el espesor del hielo marino, registrando el crecimiento y el deshielo a lo largo del año. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.Instalación de una boya de balance de masas de hielo, que mide de forma autónoma la temperatura y el espesor del hielo marino, registrando el crecimiento y el deshielo a lo largo del año. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.

La cobertura de hielo marino en el Ártico se reduce en primavera y verano y alcanza un mínimo a mediados de septiembre.

Este año, va camino de ser el sexto más bajo jamás registrado.

El récord se estableció en 2012, y Polarstern también estuvo en el Ártico ese año.

Carolin Uhlir y Katharina Kohlenbach, del Instituto Senckenberg de Alemania, con lodo recogido del fondo marino para estudiar sus organismos. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.Carolin Uhlir y Katharina Kohlenbach, del Instituto Senckenberg de Alemania, con lodo recogido del fondo marino para estudiar sus organismos. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.

Antje Boetius, bióloga marina, fue la científica jefe de ambas expediciones.

La expedición comenzó durante el verano más caluroso jamás registrado en el Océano Ártico central. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.La expedición comenzó durante el verano más caluroso jamás registrado en el Océano Ártico central. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.

La semana pasada, el buque se encontraba en la cuenca de Amundsen, tras haber pasado la semana anterior en el polo, 120 millas al norte.

En un correo electrónico enviado desde el barco, Boetius escribió que Polarstern volvía a muchos de los lugares que visitó hace 11 años.

“Así podemos comparar directamente, ya sea el espesor del hielo, la capa de nieve, las algas del hielo, la composición del plancton, la química del océano o lo que vive en el fondo marino”, escribió.

En la expedición actual, denominada ArcWatch, participan más de 50 biólogos, químicos y otros científicos que utilizan instrumentos especializados traídos para el viaje, así como dos helicópteros.

Despliegue de una sonda para estudiar las fluctuaciones de temperatura y los movimientos del agua.  Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.Despliegue de una sonda para estudiar las fluctuaciones de temperatura y los movimientos del agua. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.
Natasha Bryan con un núcleo de hielo. Fotografías de Esther Horvath para The New York TimesNatasha Bryan con un núcleo de hielo. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times
Pepinos de mar recuperados del fondo del océano. Fotografías de Esther Horvath para The New York TimesPepinos de mar recuperados del fondo del océano. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times

Desde que comenzaron las observaciones por satélite del hielo marino del Ártico en 1979, la cobertura ha disminuido en torno a un 13% por década, consecuencia del calentamiento en una región que se calienta mucho más rápido que otras partes del planeta.

En su punto álgido en invierno, el hielo cubre unos 15.539.928.kilómetros cuadrados, de media, del océano Ártico.

El mínimo histórico de 2012 fue de 3.366.984 de kilómetros cuadrados.

La mayoría de los años desde entonces han estado entre los 10 más bajos.

Este año no es una excepción. Hasta el martes, la cobertura de hielo era de 4.221.680 kilómetros cuadrados y estaba a pocos días de alcanzar el mínimo del año, según el Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo en Boulder, Colorado.

Preparación de redes para recoger zooplancton y otras criaturas marinas. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.Preparación de redes para recoger zooplancton y otras criaturas marinas. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.

El Polarstern, un rompehielos de doble casco de 121 metros de eslora, es propiedad del gobierno alemán, está operado por el Instituto Alfred Wegener y lleva una tripulación de unos 40 miembros, entre ellos un panadero que continúa la tradición del barco de ofrecer tortas todas las tardes.

Desde Polarstern pueden lanzarse helicópteros para inspeccionar el hielo marino. otografías de Esther Horvath para The New York Times.Desde Polarstern pueden lanzarse helicópteros para inspeccionar el hielo marino. otografías de Esther Horvath para The New York Times.

Durante la expedición de 2020, llamada Mosaic, el equipo científico cambiaba cada pocos meses, pero para ArcWatch, los investigadores están a bordo durante todo el viaje, que comenzó en el norte de Noruega a principios de agosto y termina el 1 de octubre en el puerto base del barco, Bremerhaven, Alemania.

(Otra diferencia entre las dos expediciones: El viaje del Mosaic se vio gravemente perturbado por la pandemia de coronavirus y las medidas que impidieron un brote a bordo).

Un vuelo sobre el hielo. El Instituto Alfred-Wegener lleva 30 años midiendo el grosor del hielo marino del Ártico. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.Un vuelo sobre el hielo. El Instituto Alfred-Wegener lleva 30 años midiendo el grosor del hielo marino del Ártico. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.

Durante la ArcWatch, los investigadores también están desplegando boyas e instrumentos en el hielo, como parte de una colaboración internacional para proporcionar datos durante todo el año sobre el tiempo y las condiciones del mar en el Ártico Central, una de las zonas menos accesibles del mundo, especialmente en invierno.

La expedición también está cartografiando el fondo oceánico de zonas remotas del Ártico mediante equipos de sonar.

Desayuno en el hielo. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.Desayuno en el hielo. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.

“Nos encontramos con montes submarinos inexplorados, con paisajes y comunidades de vida oceánica desconocidos, porque aquí hay muy poca infraestructura de investigación”, escribió Boetius.

“Tengo estos fantásticos momentos de explorador, en los que simplemente descubrimos”.

Una piscina a bordo del barco. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.Una piscina a bordo del barco. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.
La torta del día. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.La torta del día. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.
El primer oficial Felix Laubner en la cabina del capitán. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.El primer oficial Felix Laubner en la cabina del capitán. Fotografías de Esther Horvath para The New York Times.

Esta es la 50ª expedición a alta mar de Boetius.

La primera vez que viajó al Ártico fue hace tres décadas, cuando era una joven estudiante de doctorado.

“En esos 30 años todo ha cambiado, desde el hielo hasta el fondo marino”, escribió.

“No podía imaginar la crisis climática en la que nos encontramos hoy; y hablo de ello con los jóvenes estudiantes de doctorado aquí presentes, que saben que el Ártico que presencian hoy no estará ahí para ellos dentro de 30 años”.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS