15.2 C
San Luis

Block title

sábado, junio 15, 2024
InicioInternacionalAumentan las catástrofes climáticas. Pero un informe estadounidense también tiene buenas noticias

Aumentan las catástrofes climáticas. Pero un informe estadounidense también tiene buenas noticias

  • Una importante evaluación gubernamental expone tanto los peligros de largo alcance del calentamiento global como las soluciones rentables disponibles en la actualidad.

Los alimentos que comemos y las rutas por las que circulamos.

Nuestra salud y seguridad.

Nuestro patrimonio cultural, nuestros entornos naturales y nuestro florecimiento económico.

Casi todos los aspectos más preciados de la vida estadounidense están cada vez más amenazados por el cambio climático y es demasiado tarde para evitar que muchos de los daños empeoren en la próxima década, según concluye un importante informe del gobierno federal.

El calentamiento global provocado por las actividades humanas -principalmente la combustión de petróleo, gas y carbón- está elevando las temperaturas medias en Estados Unidos más rápidamente que en el resto del planeta.

El informe publicado el martes, la Evaluación Nacional del Clima, es la principal recopilación de conocimientos científicos del Gobierno sobre lo que esto significa para el país y cómo están respondiendo los estadounidenses.

“Demasiada gente sigue pensando que el cambio climático es un problema lejano en el espacio, el tiempo o la relevancia”, afirma Katharine Hayhoe, científica atmosférica de la Universidad Tecnológica de Texas que ha colaborado en la elaboración del informe.

Daños a un apartamento después del paso del huracán Idalia por Cedar Key, Florida, en agosto. Foto Zack Wittman para The New York TimesDaños a un apartamento después del paso del huracán Idalia por Cedar Key, Florida, en agosto. Foto Zack Wittman para The New York Times

La nueva evaluación, la quinta de este tipo, muestra “cómo nos afecta el cambio climático aquí, en los lugares donde vivimos, tanto ahora como en el futuro”, afirmó.

El Presidente Joe Biden calificó el martes el cambio climático de “amenaza definitiva para la humanidad“.

Po”Estamos compartiendo este informe en detalle con el pueblo estadounidense para que sepa exactamente a qué se enfrenta”, dijo Biden, que trató de establecer una distinción con su predecesor y probable contrincante en las elecciones presidenciales de 2024, Donald Trump.

Poca atención

En 2018, la administración Trump publicó la cuarta Evaluación Nacional del Clima el día después de Acción de Gracias, y varios funcionarios reconocieron entonces que esperaban que no recibiera mucha atención.

Trump disolvió más tarde un comité asesor federal encargado de traducir el informe en orientaciones para gobiernos locales y empresas privadas.

Por el contrario, Biden dijo el martes que, junto con el informe, su administración creó una herramienta online para que la gente pueda ver los impactos del cambio climático en su ciudad y estado.

Biden también anunció la asignación de unos 6.000 millones de dólares para reforzar la red eléctrica, ayudar a desplegar energía libre de carbono y proteger a las comunidades de los efectos del cambio climático y mejorar la fiabilidad del agua en los estados occidentales.

“Tenemos que hacer más y movernos más rápido”, añadió.

El informe publicado el martes señala que ya existen herramientas y tecnologías rentables para reducir significativamente la contribución de Estados Unidos al calentamiento global.

Las emisiones estadounidenses de gases que atrapan el calor cayeron un 12% entre 2005 y 2019, ya que el país ha pasado del carbón al gas natural y las fuentes renovables.

Y cada vez hay más opciones para electrificar el uso de la energía, reducir la demanda energética y proteger los sumideros naturales de carbono, como bosques y humedales, dice el informe.

Aun así, Estados Unidos y otros países industrializados siguen frenando sus emisiones con tanta lentitud que una cierta cantidad adicional de calentamiento de efecto invernadero está esencialmente bloqueada, obligando a las sociedades a aprender a vivir con los efectos.

En este sentido, el informe concluye que los esfuerzos de los estadounidenses han sido en su mayoría “graduales” en lugar de “transformadores“:

instalar aparatos de aire acondicionado en lugar de rediseñar los edificios, aumentar el riego en lugar de replantearse cómo y dónde se cultivan las cosechas, elevar las viviendas en lugar de alejar las nuevas construcciones de las llanuras aluviales.

Según el informe, los estadounidenses deben introducir cambios más profundos en su forma de trabajar, de gestionar su entorno y de moverse por él para ser resistentes a las condiciones climáticas que las decisiones pasadas de la humanidad han provocado, condiciones que la Tierra nunca había experimentado mientras albergaba a tantos miembros de nuestra especie.

Más de 750 expertos evaluaron miles de estudios académicos y otros tipos de conocimientos para compilar la última Evaluación Nacional del Clima, que se publica mientras los líderes mundiales se preparan para reunirse en los Emiratos Árabes Unidos en las conversaciones anuales de la ONU sobre el clima a finales de este mes.

Los organismos federales han elaborado nuevas evaluaciones cada diez años aproximadamente desde el año 2000, según lo dispuesto por una ley de 1990.

El nuevo informe llega en un momento en que Biden aspira a la reelección.

Aunque Biden firmó la primera ley nacional sobre el clima y ha propuesto normas para reducir significativamente las emisiones de los tubos de escape y las chimeneas, muchos votantes jóvenes alarmados por el calentamiento global están enojados por su decisión de autorizar nuevas perforaciones petrolíferas en Alaska.

Funcionarios del gobierno de Biden afirmaron que los resultados de la evaluación mostraban cómo las políticas del presidente estaban llevando al país hacia un futuro de energía limpia.

“Tenemos soluciones climáticas que pueden fabricarse en Estados Unidos y que se están fabricando en Estados Unidos, y que estamos desplegando ladrillo a ladrillo y bloque a bloque”, dijo Ali Zaidi, asesor nacional de la Casa Blanca para el clima.

“Eso nos da esperanza”.

Según el informe, todas las regiones del país están sintiendo los efectos del calentamiento del planeta.

Aumento de las muertes por calor extremo en el suroeste.

Estaciones polínicas más tempranas y largas en Texas.

Expansión hacia el norte de las plagas en el cinturón del maíz.

Granizadas más dañinas en Wyoming y Nebraska.

Huracanes más fuertes en Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

Cambio de área de distribución de garrapatas y mosquitos transmisores de enfermedades en muchas regiones.

Último reporte

La última evaluación climática es la primera que incluye un capítulo dedicado a la economía, lo que refleja el creciente interés de los expertos por determinar tanto los costes directos del cambio climático como sus efectos más amplios en los hogares, las empresas y los mercados, según Solomon M. Hsiang, profesor de política pública de la Universidad de California en Berkeley, que colaboró en la redacción del capítulo.

Estos efectos varían según las regiones:

las más cálidas se ven más perjudicadas y las más frías, potencialmente beneficiadas.

Pero el informe cita estudios que muestran una pérdida general del bienestar económico del país.

Según el informe, por cada grado Fahrenheit que se calienta el planeta, el crecimiento anual de la economía estadounidense es 0,13 puntos porcentuales más lento de lo que sería de otro modo, un efecto aparentemente pequeño pero que puede sumar, a lo largo de décadas, una cantidad considerable de prosperidad perdida.

Sin embargo, estas mediciones no reflejan todos los efectos del calentamiento sobre cosas menos tangibles que los estadounidenses valoran, como la salud humana, los ecosistemas, los oficios que se transmiten de generación en generación, como la pesca, e incluso actividades recreativas como el esquí, la acampada y otros pasatiempos al aire libre que el humo de los incendios forestales y el calor abrasador ponen cada vez más en peligro.

“En muchos casos, los efectos no comerciales del cambio climático son de los más importantes”, afirma Hsiang.

Los gobiernos realizan gran parte del gasto para responder y adaptarse al cambio climático, y la evaluación advierte del aumento de los costes de programas públicos como la ayuda en caso de catástrofes, la extinción de incendios forestales, las subvenciones a los seguros de cosechas, la protección de especies amenazadas y la atención sanitaria.

Según el informe, estos gastos podrían aumentar incluso cuando el cambio climático merme los ingresos fiscales al reducir los ingresos y el valor de la vivienda.

Las aseguradoras privadas ya están tan cansadas de perder dinero en lugares propensos a las catástrofes como California que están restringiendo la cobertura o retirándose.

La evaluación constata que en los últimos años han aumentado los esfuerzos para planificar las amenazas climáticas.

Alrededor de 2 de cada 5 estados y el 90% de las empresas con sede en EE.UU. han evaluado sus riesgos climáticos.

Dieciocho estados tienen planes de adaptación al clima; otros seis están trabajando en los suyos.

Hasta ahora, sin embargo, la aplicación ha sido “insuficiente”, concluye el informe.

La financiación es un reto, pero también lo es la coordinación.

La evaluación cita algunos programas de California y Florida que han intentado planificar la adaptación al cambio climático entre ciudades y condados.

Sin embargo, si no se diseñan y supervisan adecuadamente, los esfuerzos de adaptación pueden tener efectos secundarios no deseados, afirma Katharine J. Mach, científica medioambiental de la Universidad de Miami que ha colaborado en el informe.

“En algunos casos, podemos estar trabajando bien sobre el clima pero creando otros problemas”, afirmó.

La ayuda en caso de catástrofe, por ejemplo, se destina desproporcionadamente a ciudades y pueblos, lo que podría exacerbar las disparidades entre las zonas urbanas y rurales, según Mach.

Las adquisiciones federales de viviendas en lugares vulnerables se han producido de forma desproporcionada en condados ricos, en gran medida porque las agencias de esos lugares pueden sortear mejor los requisitos burocráticos.

La evaluación reconoce los avances de Estados Unidos en la reducción de las emisiones de carbono a la atmósfera, pero afirma que el país debe hacer más, y mucho, mucho más rápido.

Las emisiones procedentes de la generación de electricidad en Estados Unidos se han reducido en un 40% desde 2005.

Sin embargo, las emisiones del transporte aumentaron casi un 25% entre 1990 y 2018, a pesar de que los vehículos son cada vez más eficientes desde el punto de vista energético.

¿Cuál es la razón?

Los estadounidenses manejan más.

Según el informe, para alcanzar los objetivos nacionales en materia de emisiones probablemente será necesario seguir avanzando en tecnologías como el combustible de hidrógeno y la eliminación del dióxido de carbono.

Pero también implicará hacer más cosas de las que ya podemos hacer, como generar electricidad con fuentes limpias y sustituir los motores de los coches, los hornos y las calderas por versiones eléctricas.

“A veces la gente se centra tanto en lo que no sabemos hacer que se paraliza a la hora de pensar en las opciones que tenemos hoy”, afirma Steven J. Davis, profesor de Ciencias de los Sistemas Terrestres de la Universidad de California en Irvine y otro de los autores del informe.

Aún así, las instalaciones solares y eólicas requerirán enormes cantidades de terreno, potencialmente entre el 3% y el 13% de la superficie de los Estados Unidos contiguos, según el informe.

Alrededor de 8 millones de estadounidenses, o el 5% de la población activa, trabajan en empleos relacionados con la energía, muchos de los cuales corren peligro en el cambio a las fuentes renovables.

Los planes de la administración Biden para la energía eólica marina han tropezado con problemas, ya que el aumento de los tipos de interés, los retrasos en la cadena de suministro y la oposición local obstaculizan los proyectos.

Davis se mostró optimista ante la posibilidad de superar estos obstáculos.

La evaluación cita análisis que demuestran que las energías limpias y las industrias relacionadas pueden crear suficientes puestos de trabajo para compensar el descenso del empleo en el sector de los combustibles fósiles.

Según el informe, el cambio a una energía sin emisiones de carbono podría reducir la contaminación atmosférica lo suficiente como para evitar entre 200.000 y 2 millones de muertes de aquí a 2050.

“No todo son malas compensaciones”, dijo Davis.

c.2023 The New York Times Company

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS