22.5 C
San Luis

Block title

miércoles, junio 12, 2024
InicioInternacionalCómo y por qué China presta miles de millones a países con...

Cómo y por qué China presta miles de millones a países con problemas financieros

  • En lugar de prestar dinero para autopistas y puentes, China ha pasado a proporcionar rescates de emergencia a prestatarios anteriores.

BEIJING – Tras prestar 1,3 billones de dólares a países en desarrollo, principalmente para grandes proyectos de infraestructura, China ha cambiado su enfoque para rescatar a muchos de esos mismos países de sus montones de deuda.

Los préstamos iniciales formaban parte, en su mayor parte, de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, que Xi Jinping, el máximo dirigente chino, puso en marcha en 2013 para reforzar el transporte, las comunicaciones y los vínculos políticos en más de 150 países.

Pero ahora los dos principales bancos estatales chinos que concedieron la mayoría de los préstamos para infraestructuras han reducido sus nuevos préstamos.

Los préstamos de rescate ascendieron al 58% de los préstamos de China a países de ingresos bajos y medios en 2021 desde el 5% en 2013, según un nuevo informe de AidData, un instituto de investigación de William and Mary, una universidad en Williamsburg, Virginia, que recopila información completa sobre la financiación china para el desarrollo.

La terminal de contenedores del Pireo, operada por la naviera estatal china Cosco en Atenas, 27 de julio de 2017. Después de prestar 1,3 billones de dólares a países en desarrollo, principalmente para grandes proyectos de infraestructura, China ha cambiado su enfoque para rescatar a muchos de esos mismos países de montones de deuda. (Angelos Tzortzinis/The New York Times)La terminal de contenedores del Pireo, operada por la naviera estatal china Cosco en Atenas, 27 de julio de 2017. Después de prestar 1,3 billones de dólares a países en desarrollo, principalmente para grandes proyectos de infraestructura, China ha cambiado su enfoque para rescatar a muchos de esos mismos países de montones de deuda. (Angelos Tzortzinis/The New York Times)

“Beijing está desempeñando un papel desconocido e incómodo:

el de mayor recaudador oficial de deuda del mundo”, escribió el instituto.

Si bien la Iniciativa de la Franja y la Ruta aportó influencia geopolítica a Beijing y ayudó a financiar proyectos económicamente útiles, los préstamos chinos también se utilizaron para construir costosos proyectos que no han estimulado el crecimiento económico y han cargado a los países con una deuda que ahora son incapaces de devolver.

Gran parte de los préstamos concedidos recientemente por Beijing consisten en préstamos del banco central chino a los bancos centrales de los países que suscribieron préstamos de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Otra parte importante y creciente procede de bancos comerciales chinos controlados por el Estado, que trabajan conjuntamente con grupos de bancos occidentales.

Las deudas impagas a China forman parte de los miles de millones que los países en desarrollo deben a otras naciones, al Fondo Monetario Internacional y a prestamistas privados.

La deuda insostenible ha sido un problema de larga data para las naciones más pobres.

Pero las recientes conmociones económicas causadas por la pandemia del COVID y la subida mundial de los precios de la energía y los alimentos a raíz de la invasión rusa de Ucrania han agudizado especialmente el ciclo actual.

China está cambiando el enfoque de sus préstamos mientras Estados Unidos trata de igualar el éxito inicial de China en el establecimiento de fuertes lazos con los países en desarrollo.

La Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de Estados Unidos, creada por la administración Trump y el Congreso en respuesta a la Iniciativa Belt and Road, planea anunciar esta semana un préstamo de 125 millones de dólares para la modernización de astilleros en Grecia y hasta 553 millones de dólares en préstamos para la expansión de puertos en Sri Lanka, dijeron funcionarios estadounidenses con un conocimiento detallado de los planes, que no estaban autorizados a hablar públicamente sobre los préstamos antes de que se anunciaran.

La temprana y rápida expansión de China de la Iniciativa Belt and Road alarmó a los funcionarios estadounidenses, que consideraron que el programa erosionaba la influencia estadounidense.

Reacción estadounidense

La administración Trump y el Congreso fusionaron y ampliaron dos agencias en 2018 para crear la corporación financiera de desarrollo.

La agencia proporcionó 9.300 millones de dólares en financiación de proyectos en los 12 meses que finalizaron el 30 de septiembre, frente a los 7.400 millones del año anterior.

Entre 2014 y 2017, según AidData, China proporcionaba casi tres veces más financiación para el desarrollo que Estados Unidos.

Pero en 2021, China superaba a Estados Unidos en solo un 30%.

Sri Lanka fue el escenario de uno de los proyectos chinos de infraestructuras con mayor carga política:

la construcción de un puerto de 1.100 millones de dólares en Hambantota, una ciudad a unos 130 kilómetros al sureste de Colombo que era la base política de Mahinda Rajapaksa, entonces presidente de Sri Lanka.

El puerto atraía poco tráfico.

Cuando el proyecto no pudo pagar sus deudas, entidades chinas consiguieron un arrendamiento de 99 años para el puerto y 15.000 acres de terreno a su alrededor.

(El préstamo estadounidense de hasta 553 millones de dólares se destinaría a la ampliación del concurrido puerto de Colombo, capital y principal ciudad de Sri Lanka).

Gran parte del trabajo para la Iniciativa Belt and Road ha sido realizado por empresas chinas de construcción e ingeniería, que enviaron a miles de ingenieros, operadores de equipos pesados y otros especialistas a través de Asia, África, América Latina, Europa del Este y el Pacífico.

AidData calculó que China había prestado 1,3 billones de dólares desde 2000, casi todos a países de la Iniciativa Belt and Road.

China proporcionaba el dinero casi exclusivamente en forma de préstamos, no de subvenciones, y los préstamos solían ser a tasas de interés ajustables.

Como las tasas de interés mundiales se han disparado en los dos últimos años, los países pobres se han encontrado con que debían a Beijing pagos mucho más elevados de lo que esperaban.

Los prestamistas y contratistas chinos pudieron construir proyectos rápidamente porque el gobierno chino rara vez exigía estudios medioambientales exhaustivos, revisiones de la viabilidad financiera o comprobaciones sobre el desplazamiento de las poblaciones locales obligadas a ceder sus tierras.

Se exigió a los gobiernos nacionales de los países en desarrollo que garantizaran el reembolso de los préstamos concedidos a sus gobiernos locales y provinciales.

En los primeros años, el 65% de los préstamos fueron concedidos por bancos políticos estatales chinos, en particular el Banco de Desarrollo de China y el Banco de Exportaciones e Importaciones de China, según AidData.

Sin embargo, ante la gran cantidad de préstamos problemáticos, estos bancos han recortado sus préstamos, que en 2021 representaban menos de una cuarta parte de los préstamos.

Los bancos comerciales chinos que cotizan en bolsa, pero cuyas participaciones de control siguen en manos del Gobierno, representan ahora otra cuarta parte de los préstamos.

Sin embargo, conceden préstamos principalmente a países en desarrollo a través de bancos occidentales que aplican normas de préstamo más estrictas.

Los funcionarios chinos defienden su actual política de préstamos a los países en desarrollo como prudente, pero evitan hablar directamente de préstamos anteriores.

“El desarrollo debe salvaguardarse con protección frente al riesgo”, declaró Guo Lei, Vicepresidente de Finanzas Mundiales del Banco de Desarrollo de China, en el Foro Financiero Internacional celebrado a finales de octubre en Guangzhou (China).

Préstamo y rescate

Los préstamos de rescate de emergencia de China, normalmente del banco central chino, se destinan principalmente a países que tienen dificultades para devolver préstamos anteriores de instituciones financieras de Beijing, afirmó Bradley Parks, director ejecutivo de AidData.

Según el nuevo informe del instituto, la media de los préstamos de rescate concedidos por China en los últimos años a países que ya estaban muy endeudados con China fue de 965 millones de dólares.

En comparación, los países que no debían mucho a los acreedores chinos recibieron una media de 26 millones de dólares en préstamos de rescate, según AidData.

El Fondo Monetario Internacional concede cada año más dinero en préstamos de rescate que China, aunque la diferencia se ha ido reduciendo.

Beijings se encuentra cada vez más en desacuerdo con el FMI y otros acreedores sobre quién acepta las pérdidas al aliviar la presión de la deuda de los países en desarrollo.

Reza Baqir, un ex funcionario del FMI que se convirtió en gobernador del banco central de Pakistán hasta 2022, dijo en el foro de Guangzhou que los rescates financieros de China no deben verse como una competencia para el FMI.

“Yo lo veo más como algo complementario que como una compensación por acudir al FMI”, afirmó.

c.2023 The New York Times Company

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS