23.4 C
San Luis

Block title

lunes, marzo 4, 2024
InicioPolicialesEl Refugio Animal del Municipio aloja a treinta caballos rescatados

El Refugio Animal del Municipio aloja a treinta caballos rescatados

Además de promover la tenencia responsable de mascotas, con acciones concretas en diferentes puntos de la ciudad, el Refugio Animal Municipal vela para que se cumplan los derechos que tienen todos los animales. El lugar, que funciona sobre avenida Jorge Newbery al 3600, alberga a treinta equinos actualmente, que en su mayoría fueron rescatados.

 

“Generalmente recibimos un aviso de la Policía de que andan sueltos por la vía pública y también hemos secuestrado a muchos por maltrato, por supuesto siempre con una orden judicial”, mencionó la responsable del organismo, Soledad Martínez, y agregó: “Este último mes rescatamos a cuatro caballos, muchos con una gran cantidad de heridas, uno de ellos tiene el miembro anterior derecho muy comprometido, directamente no puede pisar”.

Si bien cada caso es particular, lo que hacen primero es acercarse con un veterinario para corroborar en qué estado se encuentra el animal, para luego poder trasladarlo con un carro. Luego de una revisación médica, esperan para ver si aparece el dueño con la documentación necesaria que pueda acreditar que es de su propiedad.

“Recordemos que para tener un caballo se deben tener las condiciones y los medios para que pueda estar en un lugar seguro y no sea un peligro ni para ellos, ni para terceros. En Villa Mercedes hemos tenido un montón de accidentes porque suelen quedar sueltos en la vía pública”, expresó Martínez.

Cuando rescatan alguno de esos ejemplares y pasan treinta días sin que el propietario se presente con toda la documentación en regla, el animal pasa a ser propiedad del Refugio y tratan de buscarle una familia adoptante. “El tema es que no es fácil encontrarles una; la idea es cambiarles su calidad de vida”, dijo la funcionaria, y explicó que averiguan todos los detalles para asegurarles un buen futuro.

En una de las tantas visitas que suele recibir el refugio, Karina de la Rocha, una amante de estos grandotes de cuatro patas, decidió adoptar junto a su esposo a tres de ellos: un potrillo de un añito y dos yeguas, una de veinticinco y otra de cuatro. “Fuimos de visita y nos enamoramos de todos y cada uno de los que estaban allí. Esmeralda fue la preferida, su mirada de paz, de vejez, de sabiduría y amor nos abrieron el corazón”, dijo, y contó que sumaron a los otros dos para que estuviera acompañada de dos amigos equinos.

EL DIARIO DE LA REPUBLICA.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS