26.2 C
San Luis

Block title

sábado, marzo 2, 2024
InicioPolíticaGolpeado por la derrota, Sergio Massa prometió dar la pelea "hasta el...

Golpeado por la derrota, Sergio Massa prometió dar la pelea “hasta el último minuto”

Su performance apenas superó el 20% y su candidatura solo se impuso en 5 provincias. Pero en el oficialismo se muestran optimistas con la posibilidad de construir una “nueva mayoría”. “Estamos competitivos y del otro lado quedaron dos candidatos de derecha”, apuntan.

Sergio Massa no consiguió ser el candidato más votado a nivel individual y cumplir su principal objetivo de cara a las PASO. Lo impidió el cisne negro que significó la performance del ganador Javier Milei. El ministro de Economía apenas consiguió el 21,35% de los votos, muy lejos los sondeos más optimistas que manejaban en la previa.

Unión por la Patria tampoco logró ser el segundo frente más votado y, si se repitiera el mismo resultado en octubre, quedaría fuera del balotaje. A pesar de la frialdad de los números, el ministro de Economía y el comando nacional de campaña oficialista se mostraron optimistas de cara las elecciones generales.

“Terminó el primer tiempo, falta el segundo tiempo, el alargue y los penales. Hoy empieza otra elección y vamos a pelear hasta el último minuto“, bramó el candidato presidencial del oficialismo cuando ya era lunes. Fue un rato de después de recibir el apoyo de su rival en la primaria Juan Grabois, que logró mantener bajo el paraguas del oficialismo al 5,57 de los votos vitales para que la elección no se convirtiera en una catástrofe.

Sergio Massa en su discurso tras la derrota oficialista en las PASO.Sergio Massa en su discurso tras la derrota oficialista en las PASO.

Massa les habló directamente a los votantes independientes y llamó a construir una nueva mayoría que comparó con la transversalidad que plasmó Néstor Kirchner, cuando sumó radicales y dirigentes de otro partido a su armado.

“Hay que convocar a todos aquellos que representan una idea de país mucho más amplia y comprometida a que el próximo gobierno no sea sólo unidad de una coalición sino de unidad nacional”, sostuvo el candidato presidencial, después de reiterar qué derechos se perdería si gana la oposición y sin mencionar a Cristina Kirchner, la gran ausente en el bunker oficialista. El presidente Alberto Fernández marcó el otro faltazo.

Parte del optimismo del peronismo en la derrota se explicó, porque el resultado terminó siendo mejor que el escenario que aguardaban inmediatamente después del cierre de la votación, cuando no imaginaban que Milei superaría el techo de los 30 puntos y desde el bunker de Juntos por el Cambio se ilusionaban con ser el frente electoral más votado.

Otro detalle por el que el candidato presidencial podría ilusionarse es que recibió el apoyo explícito del gobernador Axel Kicillof (a quien recibió en su casa por la tarde) y del kirchnerismo, que de cara a las PASO habían abrazado con relativo entusiasmo la candidatura del ministro de Economía. “Sergio Massa es el mejor candidato a presidente que tendrá el pueblo argentino en las urnas en octubre”, señaló el mandatario bonaerense, que sorprendió al leer su extenso discurso.

El coro de voceros políticos de todos los sectores del oficialismo para respaldar a Massa, una estrategia que planeó el consultor Antoní Gutiérrez Rubí no se plasmó en los hechos. La distancia de Cristina Kirchner, que solo compartió tres actos con el candidato, también fue elocuente a lo largo de la campaña, aunque en el massismo siempre señalaron que era parte de la táctica. El peronismo renunció a actos masivos y movilizaciones en la campaña. Queda por ver si la segunda etapa de la campaña habilita actos más tradicionales.

Fuerte respaldo de Axel Kicillof a Massa en su discurso en el busnker de UxP.Fuerte respaldo de Axel Kicillof a Massa en su discurso en el busnker de UxP.

Estamos preparados para lo peor, esperando lo mejor y con la audacia necesaria para interpretar positivamente los resultados“, sentenció un dirigente de La Cámpora cuando empezaron a circular extraoficialmente los primeros números de la votación.

Los indicios del nuevo libreto oficialista se corporizaron más temprano cuando Agustín Rossi -acompañado por el Carlos Bianco y Cristina Alvarez Rodríguez- subió al escenario del Complejo C a las 22.40 de la noche para leer los resultados de las 2002 mesas testigo del oficialismo en la Provincia, que en los últimos 3 comicios, según informaron en el Gobierno, anticiparon con escaso margen de error la elección nacional.

El candidato a vicepresidente del peronismo reconoció el triunfo de Milei, pero enfatizó que -según sus números- UxP y Massa habían quedado en el segundo lugar y relegado a Juntos por el Cambio y a Patricia Bullrich, la ganadora de esa interna, al tercer lugar. La realidad acabó por desmentirlo y el oficialismo quedó tercero a más de un punto de JxC.

El auditorio, que estuvo muy lejos de llenarse, aplaudió el nombre del candidato oficialista y abucheó cada vez que se mencionó a JxC y a Bullrich. Se mostró más entusiasta cuando el jefe de asesores bonaerense leyó los resultados del gobernador.

Afuera del predio casi no hubo militancia y el escenario que se montó sobre Corrientes y Dorrego no se utilizó.

Funcionarios del massismo y se animaron a calificar como un escenario deseable el que terminó de confirmarse. “Cómo no va a ser bueno si estamos competitivos y del otro lado quedaron dos candidatos de derecha. Uno de los dos va a licuar al otro”, se ilusionaron.

La derrota de Horacio Rodríguez Larreta le libera a Massa el camino para seducir al centro del electorado. A ellos les habló principalmente el candidato presidencial. También a quienes no fueron a votar.

“La cuestión electoral y ser ministro de Economía son incompatibles en la Argentina”, había dicho Massa en febrero, cuatro meses antes de convertirse en el candidato de la unidad de los sectores mayoritarios del peronismo. Tras la victoria del economista libertario, deberá sortear la reacción de los mercados al desafío que ya supone el dólar y la inflación. “La verdad es que tenemos una nueva oposición que es Javier Milei”, dijo un operador político del peronismo. Alrededor de esa idea y la de ampliar girará campaña del oficialismo de cara a lo que viene.

Massa apenas se impuso en cinco provincias: Buenos Aires, Santiago del estero, Formosa, Chaco y Catamarca. Tampoco el candidato tuvo a la suerte de su lado en su terruño, Tigre, donde el intendente Julio Zamora (que no pudo llevar la boleta del ministro de Economía) derrotó a Malena Galmarini, la titular de Aysa y esposa del candidato presidencial. Los cortes de boleta en la primera y tercera sección electoral se hicieron sentir como nunca en el peronismo.

El clima en el búnker de UxP presagiaba un resultado difícil de digerir para el oficialismo. Los voceros políticos que hablaron ante la prensa –Matías Lammens, Daniel Scioli, Cecilia Moreau y Julián Domínguez– tuvieron un tono bajo y no admitieron preguntas. Las caras de los ministros nacionales y dirigentes del oficialismo que fueron llegando hasta el complejo C también eran elocuentes. Casi ninguno quiso hacer declaraciones.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS