13.6 C
San Luis

Block title

jueves, abril 25, 2024
InicioInternacionalJapón, Corea del Sur y EE.UU. presentan un frente unido en la...

Japón, Corea del Sur y EE.UU. presentan un frente unido en la Cumbre de Camp David

El Presidente Biden recibirá a los líderes de las dos naciones asiáticas para superar agravios históricos y presentar un frente unido frente a una China cada vez más asertiva.

El Presidente Biden tiene previsto consolidar una alianza a tres bandas con Japón y Corea del Sur durante una cumbre histórica que se celebrará este viernes en Camp David, con el fin de salvar generaciones de fricciones entre las dos potencias asiáticas y forjar acuerdos de seguridad mutua frente a una China cada vez más asertiva.

Biden recibirá al Primer Ministro de Japón, Fumio Kishida, y al Presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, en el retiro presidencial de Maryland, la primera vez que invita allí a líderes extranjeros y la primera vez que los líderes de los tres países se reúnen en una sesión independiente en lugar de hacerlo al margen de reuniones internacionales de mayor envergadura.

U.S. President Joe Biden walks with Japan’s Prime Minister Fumio Kishida and South Korea’s President Yoon Suk Yeol on the day of trilateral engagement during the G7 Summit at the Grand Prince Hotel in Hiroshima, Japan, May 21, 2023. REUTERS/Jonathan ErnstU.S. President Joe Biden walks with Japan’s Prime Minister Fumio Kishida and South Korea’s President Yoon Suk Yeol on the day of trilateral engagement during the G7 Summit at the Grand Prince Hotel in Hiroshima, Japan, May 21, 2023. REUTERS/Jonathan Ernst

Aunque Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo aliado de Japón y Corea del Sur por separado, las animosidades históricas entre Tokio y Seúl, derivadas sobre todo de la brutal ocupación japonesa de la península coreana durante 35 años, han frustrado los esfuerzos estadounidenses por unir a los tres países en una asociación cohesionada.

Pero las recientes iniciativas de Yoon para acercarse a Japón han cambiado radicalmente la dinámica en el noreste de Asia, y Biden espera establecer un alineamiento más estrecho y duradero.

“Lo que verán el viernes es un conjunto muy ambicioso de iniciativas que pretenden afianzar el compromiso trilateral, tanto ahora como en el futuro”, declaró Kurt Campbell, coordinador del presidente para asuntos Indo-Pacíficos.

“Y lo verán en muchos sectores: en el ámbito de la seguridad, la tecnología y la educación”.

Funcionarios de la administración Biden afirmaron que los líderes firmarían un “compromiso de consulta” formal, según el cual los tres países considerarían cualquier amenaza a la seguridad de uno de ellos como una amenaza a todos ellos que requiere un debate mutuo sobre cómo responder.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, saluda mientras sube al Marine One para viajar a Camp David.. REUTERS/Evelyn HocksteinEl presidente de Estados Unidos, Joe Biden, saluda mientras sube al Marine One para viajar a Camp David.. REUTERS/Evelyn Hockstein

El compromiso no iría tan lejos como el Artículo 5 del Tratado de la OTAN, que obliga a los aliados a “tomar medidas” en caso de ataque a cualquiera de sus miembros, pero reforzaría la expectativa de que los tres actuarían conjuntamente.

Los tres reforzarán también la cooperación en materia de defensa contra misiles balísticos, ampliarán las maniobras militares tripartitas anuales y desarrollarán un marco para la asistencia en materia de seguridad en el Sudeste Asiático y las islas del Pacífico.

También inaugurarán la primera línea directa trilateral para que los líderes puedan comunicarse de forma segura en caso de crisis, según los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir los acuerdos antes de que se anuncien formalmente.

Para reforzar el sentido de una nueva era en la relación, los líderes también se comprometerán a celebrar reuniones anuales entre los dirigentes de los tres países, que se prevé que continúen en futuras administraciones, un acuerdo institucional similar a las sesiones periódicas que los presidentes estadounidenses mantienen con sus homólogos mexicanos y canadienses.

Limitaciones

Pero la incipiente entente tiene sus límites.

Según funcionarios y analistas, Japón no estaba dispuesto a unirse a un pacto que Estados Unidos y Corea del Sur acordaron crear la primavera pasada para incluir a Seúl en la planificación estratégica de Washington para el uso de armas nucleares en cualquier conflicto con Corea del Norte.

El Grupo Consultivo Nuclear que Biden y Yoon decidieron crear durante una reunión celebrada en abril en Washington tenía por objeto coordinar las respuestas militares a Corea del Norte, y Washington se comprometió a “hacer todo lo posible por consultar” con Seúl antes de utilizar armas nucleares para tomar represalias contra el Norte.

Japón, el único país contra el que se han utilizado armas nucleares, se negó a participar, una decisión que los funcionarios estadounidenses atribuyeron a la sensibilidad de la opinión pública nacional.

“No creo que el gobierno japonés lo considere necesario o deseable”, declaró Sheila A. Smith, especialista en Japón del Consejo de Relaciones Exteriores.

Aun así, China ha dejado claro su descontento por la convergencia entre los tres países, considerándola una prueba más de que Estados Unidos conspira para contener su ascenso.

“La próxima cumbre entre los líderes de los tres países en Camp David, Maryland, a finales de esta semana, pretende formar una estructura de ‘mini OTAN’ que será destructiva para la seguridad regional, haciendo la situación más compleja con más conflictos”, escribió esta semana The Global Times, un popular tabloide chino controlado por el Partido Comunista, citando a expertos regionales.

El dominio económico de China en la región complica el cambio de alianzas para Japón y Corea del Sur. China es el mayor socio comercial de ambos.

Beijing ya ha respondido con dureza a los crecientes lazos de Corea del Sur con Estados Unidos; en junio, el embajador chino en Seúl advirtió que “quienes apuesten por la derrota de China seguramente se arrepentirán después”.

A medida que Estados Unidos y sus aliados han ido aislando a Moscú, Rusia y China se han ido acercando, y a muchos en la región les preocupa que Beijing pueda estar aprendiendo lecciones de la guerra de Ucrania en lo que respecta a su largo conflicto con Taiwán.

Esta misma semana, el ministro de Defensa chino, Li Shangfu, visitó Moscú y advirtió contra “jugar con fuego” en lo que respecta a Taiwán, afirmando que cualquier esfuerzo por “utilizar Taiwán para contener a China” “seguramente acabaría en fracaso.”

A nadie se le escapó el mensaje enviado el mes pasado cuando China y Rusia realizaron maniobras militares conjuntas en el Mar de Japón poco después de que Estados Unidos, Japón y Corea del Sur llevaran a cabo ejercicios trilaterales con misiles.

Tampoco pasó desapercibido para nadie el hecho de que Corea del Norte recibiera a delegaciones de alto nivel rusas y chinas para un desfile militar en Pyongyang una semana después.

Sin embargo, los expertos en la región afirmaron que el acuerdo tripartito no habría sido posible hace tan sólo uno o dos años, lo que demuestra hasta qué punto el ascenso de China ha alterado la ecuación en la región y cómo la invasión de Ucrania por Rusia ha centrado la atención en la necesidad de seguridad.

Victor Cha, Vicepresidente para Asia del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y antiguo asesor para Asia del Presidente George W. Bush, afirmó que la reunión de Camp David es “un gran acontecimiento” que tiene su origen en la cambiante percepción de las amenazas en la región.

Motivos

“Esta consolidación de las relaciones de alianza se está produciendo ahora porque el entorno exterior es muy incierto e inestable”, afirmó.

“No hay nada como una guerra real y verdadera, aunque sea en otra parte del mundo, para cambiar completamente la forma o afectar a la forma en que los líderes piensan sobre su propia seguridad“.

Biden ha hecho de China un eje central de su política exterior desde que asumió el cargo, trabajando para unir a varias naciones de la región en una especie de entramado de alianzas.

Firmó un acuerdo de seguridad tripartito con Australia y Gran Bretaña; reforzó la llamada agrupación Quad de Estados Unidos, India, Australia y Japón; aumentó la presencia militar estadounidense en Filipinas; y estableció el Marco Económico Indo-Pacífico con 14 naciones.

Tres de sus cuatro primeras cenas de Estado han honrado o honrarán a líderes de la región Indo-Pacífica:

Yoon en abril, el Primer Ministro Narendra Modi de la India en junio y el Primer Ministro Anthony Albanese de Australia en octubre.

Biden también tiene previsto visitar India el mes que viene, donde se celebra la reunión anual del Grupo de los 20.

Una mayor colaboración con Japón y Corea del Sur podría ser un pilar importante de esa estrategia.

 Yoon, elegido el año pasado, ha intentado resolver viejas disputas y ha abierto la puerta a visitas mutuas con el Sr. Kishida.

“Toda la estrategia de China se basa en la premisa de que los aliados número uno y dos de Estados Unidos en la región no pueden reunirse y ponerse de acuerdo“, declaró Rahm Emanuel, embajador estadounidense en Japón, en un foro celebrado en la Brookings Institution junto con Campbell a principios de esta semana.

“Eso va a ser fundamentalmente diferente”.

Un pacto a tres bandas, dijo, “cambiará en mi opinión el panorama estratégico del Indo-Pacífico”.

Al mismo tiempo, los responsables estadounidenses se esforzaron por rechazar las comparaciones con la Organización del Tratado del Atlántico Norte, negando que estén intentando reproducir en el Pacífico lo que calificaron de construcción europea de la época de la Guerra Fría.

El compromiso de defensa mutua del Artículo 5 de la OTAN sólo se ha invocado una vez, cuando Estados Unidos fue atacado por terroristas el 11 de septiembre de 2001.

El “compromiso de consulta” que se esbozará el viernes en Camp David dista mucho de eso.

Se parece más al Artículo 4 del Tratado de la OTAN, según el cual los países miembros pueden poner sobre la mesa cualquier cuestión de seguridad para que sea debatida por el consejo de gobierno de la alianza, aunque los funcionarios de la administración dejaron claro que tampoco quieren compararlo con eso.

A primera vista, suena más burocrático que decisivo.

Pero, según los expertos, servirá para dejar claro que los tres países comparten un gran interés por su seguridad mutua frente a las amenazas de China, Rusia y Corea del Norte.

“No creo que sea una declaración de defensa colectiva del tipo del Artículo 5 de la OTAN”, dijo Cha.

“Pero creo que se acercarán lo más posible a ella hablando de cómo la seguridad de los países está interrelacionada”.

Peter Baker es el corresponsal jefe de la Casa Blanca y ha cubierto los últimos cinco presidentes para The Times y The Washington Post. Es autor de siete libros, el más reciente “The Divider: Trump en la Casa Blanca, 2017-2021”, con Susan Glasser. 

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS