6.4 C
San Luis

Block title

domingo, mayo 26, 2024
InicioCienciaK2-18 b: el exoplaneta descubierto por la NASA con potenciales indicios de...

K2-18 b: el exoplaneta descubierto por la NASA con potenciales indicios de vida

  • El telescopio Webb descubrió un exoplaneta con potenciales signos de vida.

El telescopio espacial James Webb reveló datos sorprendentes sobre el exoplaneta K2-18 b, situado a unos 120 años luz en la constelación de Leo, que confirman la posibilidad de ambientes propicios para la vida.

Este mundo, que orbita la fría estrella enana K2-18, captó el interés de la comunidad científica por sus características únicas. En nuestro sistema solar no existe nada parecido aexoplanetas como K2-18 b, que tienen dimensiones intermedias entre la Tierra y Neptuno. Esta rareza los convierte en el centro de muchos debates entre los astrónomos, según indica la Agencia Espacial Europea (ESA).

Las recientes observaciones del James Webb confirmaron la presencia de moléculas portadoras de carbono, como metano y dióxido de carbono, en la atmósfera de K2-18 b. A esto se suma la detección, aunque aún no confirmada, de una molécula llamada dimetil sulfuro (DMS). En nuestro planeta, la principal fuente de DMS es el fitoplancton marino, lo que podría sugerir, de confirmarse, la presencia de formas de vida semejantes a las terrestres.

Gracias a los nuevos datos del telescopio espacial James Webb de la NASA, ahora sabemos que K2-18 b orbita en la zona habitable de su estrella, una región donde podría haber agua líquida en el planeta, así como ser hospitalario para la vida. Esto se debe a la detección de dióxido de carbono y metano en la atmósfera del exoplaneta de la zona habitable de K2-18b que orbita su estrella (una enana roja) cada 33 días -a una distancia de aproximadamente 0,15 unidades astronómicas-, situada a 111 años luz de distancia de nosotros. También conocida como EPIC 201912552, la estrella alberga dos exoplanetas súper terrestres: K2-18b y K2-18c.

“Nuestros hallazgos subrayan la importancia de considerar diversos entornos habitables en la búsqueda de vida en otros lugares”, dijo en un comunicado de prensa el autor principal de la investigación y científico de la Universidad de Cambridge, Nikku Madhusudhan en su estudio recogido también por la revista Astrophysical Journal Letters. “Tradicionalmente, la búsqueda de vida en exoplanetas se ha centrado principalmente en planetas rocosos más pequeños, pero los mundos tipo Hycean -océano + hidrógeno- más grandes son mucho más propicios para las observaciones atmosféricas”. Se predice que los mundos Hycean tendrán océanos de agua, pero en K2-18 b también es posible que el océano esté demasiado caliente para ser habitable.

Este descubrimiento ofrece una nueva perspectiva sobre un planeta que no se parece a ninguno de nuestro propio sistema solar. Esto insinúa el potencial de que existan mundos habitables extraterrestres en todo el universo.

Representación artística del exoplaneta. Representación artística del exoplaneta.

Cómo es

El planeta tiene casi 8 veces la masa de la Tierra y 2,2 veces el radio terrestre, “un exoplaneta Hycean, que tiene el potencial de poseer una atmósfera rica en hidrógeno y una superficie cubierta de océanos de agua”, dice la NASA en un comunicado de prensa oficial. “La abundancia de metano y dióxido de carbono, y la escasez de amoníaco, apoyan la hipótesis de que puede haber un océano de agua debajo de una atmósfera rica en hidrógeno en K2-18 b”, continúa el comunicado.

Webb se basa en observaciones realizadas por el veterano Telescopio Espacial Hubble. Hubble ya descubrió vapor de agua en la atmósfera de K2-18 b y Webb ha detectado ahora moléculas portadoras de carbono, metano y dióxido de carbono en su atmósfera, lo que podría evidenciar un océano.

Los astrónomos también detectaron otra señal más débil de una molécula llamada sulfuro de dimetilo que, en la Tierra, produce vida microbiana (como el fitoplancton marino). “Las próximas observaciones de Webb deberían poder confirmar si el sulfuro de dimetilo está realmente presente en la atmósfera de K2-18b en niveles significativos”, aclaró Madhusudhan.

El hecho de que K2-18 b esté en la zona habitable y muestre moléculas que contienen carbono no garantiza que pueda sustentar vida. Pero “estos resultados son producto de sólo dos observaciones de K2-18 b, y hay muchas más en camino”, explicó Savvas Constantinou de la Universidad de Cambridge. “Esto significa que nuestro trabajo aquí no es más que una demostración temprana de lo que Webb puede observar en exoplanetas de zonas habitables”. Mucho más está por venir. Los investigadores utilizarán Webb para examinar el planeta y comprender mejor su atmósfera y su potencial de habitabilidad.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS