23.5 C
San Luis

Block title

sábado, marzo 2, 2024
InicioEconomíaLlegó un duro del Tesoro de Estados Unidos y se reunirá con...

Llegó un duro del Tesoro de Estados Unidos y se reunirá con Milei y Caputo: el Gobierno busca destrabar desembolsos del FMI

  • Es Jay Shambaugh, número dos de Janet Yellen, la titular del Tesoro.

El Gobierno retomará en las próximas horas las negociaciones con Estados Unidos para negociar una dispensa (waiver), encarrilar el programa con el Fondo Monetario y destrabar fondos. El ministro de Economía, Luis Caputo, se reunirá con el subsecretario del Tesoro para Asuntos Internacionales, Jay Shambaugh, un “duro” a cargo las relaciones con los países y los organismos multilaterales.

Shambaugh desembarcó este domingo en Buenos Aires y se sumó así a la misión enviada por Joe Biden que ya se encuentra en suelo argentino. Caputo, y el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, recibieron el miércoles en Casa Rosada al embajador de EE.UU, Marc Stanley, al representante del Consejo de Seguridad, Mike Pyle, y al miembro del Tesoro, Michael Kaplan. Milei también los habría visto.

El recién llegado es el número 2 de Janet Yellen, la titular del Tesoro (el Ministerio de Economía de ese país), y el responsable político del representante de EE.UU. en el FMI. Shambaugh es el mismo que había recomendado en octubre soltarle la mano a la Argentina por no tomar las medidas “necesarias” cuando el gobierno abandonó las metas comprometidas y se embarcó en el “Plan platita”.

La visita de alto nivel coincidirá con las protestas convocadas por el 20 diciembre en contra del ajuste y el avance en nuevas medidas: el miércoles se trataría parte de la reforma impositiva (la reversión del alivio a los trabajadores en el impuesto a las Ganancias) y la reforma política, mientras el Ejecutivo trabaja silenciosamente en un DNU ambicioso para desregular la economía.

Según pudo saber Clarín, el economista ya tiene una agenda organizada: se vería con economistas locales y también con Milei. Caputo tiene previsto recibir a los emisarios de Biden, sin fecha ni horario definido. Lo que es seguro es que la visita no será solo para dar muestras de apoyo a Milei, algo que de hecho ya ocurrió en los últimos días, incluyendo a las autoridades del FMI.

El ministro busca renegociar el acuerdo caído para poder afrontar la deuda. Por los desvíos, todavía está pendiente desde noviembre un desembolso de US$ 3.300 millones, y en los próximos dos meses vencen US$ 4.500 millones. Del total, hay que pagar US$ 1.600 millones a los bonistas el 6 de enero, aunque casi la mitad, son títulos en manos del Estado. “Los tenemos”, dice Caputo en privado.

El funcionario ya obtuvo un primer respaldo en moneda dura con la aprobación el viernes de un préstamo “puente” de US$ 960 millones por la CAF. El giro, que aún no ingresó, servirá para cancelar un pago por ese monto con el Fondo el próximo jueves. La ayuda comenzó a negociarse en noviembre en Washington y tuvo luz verde del FMI tras el paquete “ortodoxo” de ajuste anunciado el martes.

Ahora, la Casa Blanca quiere asegurarse de que la nueva gestión ponga en orden las cuentas, como prometió el ministro de Economía. También quieren ver la sostenibilidad del plan económico que debutó el miércoles con una mega devaluación (un salto del 118% del dólar oficial, de $ 367 a $ 800) y que será acompañado de un severo ajuste fiscal de 5,2 puntos del PBI.

La suba de impuestos aportará 2,2 puntos de ingresos y el recorte del gasto, otros 3 puntos. Un ahorro de US$ 28.000 millones (según EcoGo) al que contribuirá la licuación por el fogonazo inflacionario y el congelamiento presupuestario. Para encontrar un ajuste más duro, hay que remontarse al 2002 cuando la megadevaluación y el default redujeron el gasto en 3,63 puntos y el déficit, en 6,23 puntos.

Esas son algunas de las credenciales que podría exhibir el gobierno. Caputo no cree que el FMI libere desembolsos antes de fin de año, pero se muestra optimista. “La relación con el FMI viene muy bien”, dice en privado, mientras tantea ofertas con bancos para un préstamo (repo) de US$ 3.000 millones. Hace unas semanas, desembarcaron fondos y el Bank of America (BofA) en Buenos Aires.

“Volvieron optimistas por el pragmatismo que se está viendo, sobre todo en lo político, que es necesario para hacer las reformas y pasar las leyes que busca Milei”, afirman en Wall Street. El Gobierno necesita financiamiento al menos hasta abril cuando entran los dólares de la cosecha. La devaluación apunta a que los exportadores adelanten divisas. El BCRA ya compró más de US$ 700 millones.

Mientras tanto, el Ejecutivo busca minimizar la salida de dólares en el verano con un nuevo esquema de pago de importaciones. Será clave lo que ocurra con China: el swap sirve para financiar a los importadores y desde julio pasado, para pagarle al Fondo. Caputo anticipó en privado que busca renovarlo. La decisión la tienen los “comunistas” con los que Milei dijo que no haría negocios.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS