22.5 C
San Luis

Block title

miércoles, junio 12, 2024
InicioInternacionalLos líderes masculinos de China indican a las mujeres que su lugar...

Los líderes masculinos de China indican a las mujeres que su lugar está en el hogar

Los líderes masculinos de China indican a las mujeres que su lugar está en el hogar

En la principal reunión política de mujeres de China, la mayoría de los asistentes fueron hombres.

Xi Jinping, el líder del país, se sentó en el centro del escenario en la inauguración del Congreso Nacional de Mujeres.

Un primer plano suyo en el congreso apareció en la portada del periódico del Partido Comunista Chino al día siguiente.

Desde la cabecera de una gran mesa redonda, Xi aleccionó a las delegadas en la reunión de clausura del lunes.

“Debemos fomentar activamente un nuevo tipo de cultura matrimonial y de procreación“, dijo en un discurso, añadiendo que era función de los funcionarios del partido influir en las opiniones de los jóvenes sobre “el amor y el matrimonio, la fertilidad y la familia.”

Varias personas examinan carteles matrimoniales en un mercado de bodas en Wuhan, China, el 15 de enero de 2021. La solución del Partido Comunista a la crisis demográfica y a la ralentización de la economía china consiste en reorientar a las mujeres hacia los roles tradicionales. (Gilles Sabrie/The NewYork Times)Varias personas examinan carteles matrimoniales en un mercado de bodas en Wuhan, China, el 15 de enero de 2021. La solución del Partido Comunista a la crisis demográfica y a la ralentización de la economía china consiste en reorientar a las mujeres hacia los roles tradicionales. (Gilles Sabrie/The NewYork Times)

El Congreso de Mujeres, que se celebra cada cinco años, es desde hace tiempo un foro en el que el gobernante Partido Comunista demuestra su compromiso con las mujeres.

El gesto, aunque más que nada simbólico, ha cobrado más importancia que nunca este año, primera vez en dos décadas que no hay mujeres en el órgano ejecutivo de formulación de políticas del partido.

Lo que llamó la atención fue la forma en que los funcionarios restaron importancia a la igualdad de género.

En su lugar, se centraron en aprovechar la reunión para insistir en el objetivo de Xi para las mujeres chinas:

casarse y tener hijos.

En el pasado, los funcionarios se habían referido al papel de la mujer en el hogar y en el trabajo.

Pero en el discurso de este año, Xi no mencionó a las mujeres en el trabajo.

El partido necesita desesperadamente que las mujeres tengan más hijos.

China se ha visto abocada a una crisis demográfica debido al desplome de su tasa de natalidad, que ha provocado una reducción de su población por primera vez desde la década de 1960.

Las autoridades se esfuerzan por invertir una tendencia irreversible, según los expertos, probando una iniciativa tras otra, como ayudas en dinero y beneficios fiscales para fomentar la natalidad.

Enfrentado a una crisis demográfica, una economía en desaceleración y lo que considera un obstinado auge del feminismo, el partido ha optado por devolver a las mujeres al hogar, pidiéndoles que críen a los jóvenes y cuiden a los ancianos.

El trabajo, en palabras de Xi, es esencial para “el camino de China hacia la modernización”.

Pero para algunos, su visión suena más bien a preocupante regresión.

“Las mujeres en China se han alarmado por la tendencia y han estado luchando a lo largo de los años”, dijo Yaqiu Wang, director de investigación para Hong Kong, China y Taiwán en Freedom House, una organización sin fines de lucro con sede en Washington.

“Muchas mujeres en China están empoderadas y unidas en su lucha contra la doble represión en China:

el gobierno autoritario y la sociedad patriarcal“.

El partido no ha abordado muchas de sus preocupaciones, ya que considera algunas cuestiones planteadas por las mujeres como un desafío directo a su liderazgo.

Los debates sobre acoso sexual, violencia de género y discriminación se silencian en las redes sociales.

El apoyo a las víctimas suele extinguirse.

Se ha encarcelado a feministas y defensoras de la causa, y el movimiento #MeToo, que floreció brevemente en 2018, ha pasado a la clandestinidad.

Gestos

El lenguaje utilizado por los altos funcionarios en el Congreso de Mujeres en Beijing fue otra muestra de cómo el partido ve el papel de las mujeres.

Xi ha impulsado una agenda de línea dura para avanzar en su visión de una China más fuerte que incluye un renacimiento de lo que considera valores tradicionales.

En el congreso, animó a las líderes femeninas a “contar buenas historias sobre las tradiciones familiares y guiar a las mujeres para que desempeñen su papel único de llevar adelante las virtudes tradicionales de la nación china.”

Apartándose de una tradición de dos décadas, el adjunto de Xi, Ding Xuexiang, no mencionó en el discurso inaugural del congreso una frase habitual:

que la igualdad de género es una política nacional básica.

Y aunque Xi hizo un guiño a la igualdad de género, dedicó la mayor parte de su discurso a la familia, la paternidad y la fertilidad.

Esta situación contrasta fuertemente con la de hace una década, cuando los altos funcionarios destacaban la importancia tanto de la igualdad como de la autorrealización de las mujeres, dijo Hanzhang Liu, profesor de estudios políticos en el Pitzer College, que ha examinado los discursos de altos funcionarios en varios congresos en las últimas dos décadas.

“El trabajo de las mujeres era antes sobre las mujeres para sí mismas, las mujeres por el bien de las mujeres”, dijo Liu, refiriéndose a la jerga del partido para las cuestiones de género.

“Ahora lo que dicen es que el lugar que le corresponde a la mujer en la sociedad -donde puede hacer el trabajo más significativo- es en casa con la familia“.

Escenario

Pero no es en el Congreso de Mujeres donde se libra la batalla por sus derechos. Organizado por la Federación de Mujeres de China, un grupo que trabaja para promover las políticas del partido y está financiado por éste, tiende a representar el statu quo político.

Como resultado, gran parte del debate de este año se centró en animar a los líderes del partido a promover los valores familiares tradicionales.

El lenguaje revela el cálculo que han hecho los funcionarios: que ensalzar las virtudes del pasado de China inspirará a las mujeres a centrarse en la familia.

Esto, esperan, ayudará con la demografía.

Enviar a las mujeres de vuelta al hogar y fuera de la fuerza laboral también es conveniente en un momento en que China se enfrenta a su mayor desafío económico en cuatro décadas y el gobierno está bajo presión para mejorar un sistema de bienestar social que está gravemente subdesarrollado y es incapaz de apoyar a una población que envejece rápidamente.

“Las mujeres siempre han sido consideradas, de un modo u otro, un instrumento del Estado“, afirma Minglu Chen, profesora de la Universidad de Sydney que estudia el género y la política en China.

“Pero ahora hay que pensar en la economía política de China. Beneficia al partido hacer hincapié en que las mujeres vuelvan al hogar, donde pueden cuidar de los niños y de los ancianos”.

Sin embargo, la tendencia a un menor número de matrimonios y nacimientos lleva años gestándose, y Xi está incitando a las mujeres a asumir un papel que han rechazado durante mucho tiempo.

Muchas mujeres jóvenes y cultas de las grandes ciudades chinas han disfrutado de su independencia económica y recelan del matrimonio por la presión que se ejerce sobre ellas para que tengan hijos y lo abandonen todo.

Los adultos jóvenes han expresado su ambivalencia respecto a casarse y sentar la cabeza, y se preocupan por el futuro a medida que la economía decae y el desempleo se dispara.

China es también uno de los países más caros del mundo para criar a un hijo.

A pesar de todos los llamamientos de Xi a las mujeres para que se animen a tener hijos, es poco probable que los esfuerzos del partido consigan aumentar la natalidad lo suficiente como para invertir el declive demográfico del país.

A menos que esté dispuesto a recurrir a medidas más punitivas para desfavorecer o marginar a las mujeres que deciden no tener hijos.

Aunque improbable, es algo que Fubing Su, profesor de Ciencias Políticas del Vassar College, dijo que no estaba completamente descartado.

Durante la política del “hijo único”, el partido recurrió a multas, abortos forzados y esterilizaciones en un intento de frenar el crecimiento de la población durante décadas, hasta que puso fin a las restricciones en 2015.

“Si el partido pudo sacrificar el cuerpo y los derechos de nacimiento de las mujeres por su política del hijo único”, dijo Su, “podrían imponer su voluntad a las mujeres de nuevo”.

c.2023 The New York Times Company

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS