2.7 C
San Luis

Block title

lunes, mayo 27, 2024
InicioInternacionalLos refugiados huyen a Armenia cuando el enclave separatista pasa a estar...

Los refugiados huyen a Armenia cuando el enclave separatista pasa a estar bajo control de Azerbaiyán

  • Más de 1.000 personas cruzaron la frontera luego de que una ofensiva militar devolviera el enclave de etnia armenia al control de Azerbaiján.

CORNIDZOR, Armenia – Más de 1.000 armenios que huían de la región separatista de Nagorno-Karabaj cruzaron la frontera con Armenia el domingo, días después de que una ofensiva militar devolviera firmemente el control del enclave a Azerbaiyán.

Se espera que en los próximos días les sigan más refugiados, según los que ya han llegado y sus familiares que les esperan cerca de la frontera.

Un paso fronterizo entre Armenia y Azerbaiyán, junto con una base de las fuerzas de paz rusas en Nagorno-Karabaj el sábado. Foto Nanna Heitmann para The New York TimesUn paso fronterizo entre Armenia y Azerbaiyán, junto con una base de las fuerzas de paz rusas en Nagorno-Karabaj el sábado. Foto Nanna Heitmann para The New York Times

Se llevaron con ellos poco más que las necesidades más básicas, dejando atrás sus hogares y posesiones con escasas perspectivas de retorno.

Refugiados en un hotel de Goris, Armenia, el domingo. Foto Nanna Heitmann para The New York TimesRefugiados en un hotel de Goris, Armenia, el domingo. Foto Nanna Heitmann para The New York Times

“Los dos últimos días han sido los más horribles de mi vida”, declaró Meline Hakobyan, de 23 años, estudiante de Derecho que abandonó Yeghtsahogh, un pueblo de Nagorno-Karabaj.

Muchos de los evacuados dejaron atrás sus casas y pertenencias. Foto Nanna Heitmann para The New York TimesMuchos de los evacuados dejaron atrás sus casas y pertenencias. Foto Nanna Heitmann para The New York Times

“Mi deseo es que la sensación que tenemos ahora no la pase nadie”.

Azerbaiyán se envalentonó para emprender acciones militares la semana pasada debido a los cambios en la geopolítica de la región como consecuencia de la guerra de Rusia en Ucrania.

Rusia, tradicional garante de la seguridad de Armenia, parecía menos inclinada a intervenir esta vez, dada su creciente dependencia del comercio con Turquía, principal aliado de Azerbaiyán.

Sheila Paylan, abogada de derechos humanos y experta en la región, dijo que Azerbaiyán “no podría haber hecho lo que hizo sin la luz verde de Rusia”.

Paylan añadió en una entrevista telefónica:

“Rusia realmente necesita a Azerbaiyán”.

Las comunidades armenia y azerbaiyana coexistieron pacíficamente durante décadas en torno a Nagorno-Karabaj, una zona del tamaño de Rhode Island en el sur del Cáucaso cuyo modesto tamaño nunca se correspondió con su importancia estratégica.

Refugiados de Nagorno-Karabaj son ayudados por miembros de la Cruz Roja Armenia tras cruzar la frontera con Armenia cerca de Kornidzor, Armenia, el domingo 24 de septiembre de 2023. Más de 1.000 personas cruzaron la frontera desde la región separatista de Nagorno-Karabaj el domingo, días después de que una ofensiva militar devolviera el enclave de etnia armenia al control de Azerbaiyán. Foto Nanna Heitmann para The New York TimesRefugiados de Nagorno-Karabaj son ayudados por miembros de la Cruz Roja Armenia tras cruzar la frontera con Armenia cerca de Kornidzor, Armenia, el domingo 24 de septiembre de 2023. Más de 1.000 personas cruzaron la frontera desde la región separatista de Nagorno-Karabaj el domingo, días después de que una ofensiva militar devolviera el enclave de etnia armenia al control de Azerbaiyán. Foto Nanna Heitmann para The New York Times

Tras la caída de la Unión Soviética, Nagorno Karabaj, reconocido internacionalmente como parte de Azerbaiyán, pasó a manos de las fuerzas de etnia armenia, respaldadas por el ejército armenio, en unos combates que finalizaron en 1994.

Reforzado por su riqueza en petróleo y gas, Azerbaiyán lanzó una guerra de 44 días en 2020 y recuperó la mayor parte del territorio perdido en el conflicto anterior.

En diciembre, Azerbaiyán impuso un bloqueo en la única carretera que conecta el enclave con Armenia, cortando de hecho el suministro de alimentos y combustible a la región y provocando una crisis humanitaria.

La semana pasada, Azerbaiyán consolidó su control de la región lanzando un ataque en el que se deshizo rápidamente de una fuerza rusa de mantenimiento de la paz y derrotó a un pequeño grupo de combatientes de etnia armenia.

Muchos de los refugiados, desplazados por la ofensiva de Azerbaiyán, han pasado días en bases militares rusas sin saber muy bien lo que les esperaba.

A pesar del temor generalizado de que el gobierno azerbaiyano detuviera a cualquiera que hubiera tomado las armas, a muchos se les permitió cruzar la frontera.

Ahora, a merced del gobierno azerbaiyano, muchos armenios étnicos dijeron que creían que no tenían otra opción mas que huir.

“Pienso en el hogar que construyó mi padre”, dijo Hakobyan.

“Dedicó toda su vida a crear un hogar para nosotros. Ahora quedará para los azerbaiyanos”.

Flujo incesante.

Unas 1.500 personas habían entrado en Armenia desde Nagorno-Karabaj, ya que seguía llegando gente durante la noche, según el gobierno armenio.

Tras pasar varias noches en bases rusas, los refugiados fueron acogidos en hoteles de la ciudad armenia de Goris, cerca de la frontera.

Pero su futuro a largo plazo seguía sin estar claro.

El Primer Ministro de Armenia, Nikol Pashinyan, declaró el jueves que el país estaba preparado para acoger a 40.000 familias.

Pero no está claro dónde vivirán.

Pashinyan también advirtió en un discurso el domingo que los armenios de Nagorno-Karabaj se enfrentaban a “la amenaza de una limpieza étnica” a menos que se crearan “mecanismos efectivos de protección” en el enclave bajo dominio azerbaiyano.

Testimonios

Stella Nazerian, que estaba en el vestíbulo de un hotel en Armenia con su marido, Benik, y su hija de 3 años, dijo:

“No tenemos a nadie en Armenia”. Nazerian y su familia habían pasado días en la base aérea rusa, durmiendo a la intemperie.

Cuando finalmente se les permitió evacuar, no tuvieron oportunidad de visitar su casa para recoger ropa y otras pertenencias.

Otros describieron privaciones similares, y muchas personas dijeron sentirse perdidas y abandonadas por el gobierno armenio, Rusia y el resto de la comunidad internacional.

“Los niños que han vivido esto nunca se recuperarán”, dijo Boris Shirinyan, de 81 años.

“Los de Artsaj estamos enfadados con el mundo”, dijo, refiriéndose al nombre armenio de Nagorno-Karabaj.

“Nadie vino por nosotros”.

Aunque algunos armenios pudieron reunirse con sus familiares, muchos otros tuvieron que esperar en la frontera.

Pero la llegada del primer grupo de refugiados les dio esperanzas.

“Mi corazón ya no late tanto”, dijo Grigory Zakharyan, de 44 años, que estaba en Armenia pero cuyos familiares permanecían en Nagorno-Karabaj.

Mientras que algunos llegaron con sus familias en autobuses y coches, 23 refugiados armenios llegaron en ambulancias, un proceso facilitado por el Comité Internacional de la Cruz Roja, tras resultar heridos durante el ataque azerbaiyano de la semana pasada.

Fueron atendidos por médicos en Armenia.

Aunque el gobierno azerbaiyano ha prometido proteger los derechos de los armenios étnicos, pocos residentes de Nagorno-Karabaj, que sufrieron el bloqueo durante casi 10 meses, estaban convencidos.

Según Artak Beglaryan, antiguo defensor de los derechos humanos en Nagorno-Kabaraj, hasta el 80% de los armenios de la región quieren abandonar sus hogares y trasladarse a Armenia.

Hasta 120.000 armenios residen actualmente en la región.

Hablando desde la capital de la república separatista, Stepanakert, conocida como Khankendi en azerbaiyano, Beglaryan dijo que la situación humanitaria seguía siendo desesperada.

“La gente cocina lo que encuentra y como puede”, afirmó.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS