8.6 C
San Luis

Block title

sábado, mayo 25, 2024
InicioEspectaculoLuis Miguel: los detalles que hacen al show perfecto y por qué...

Luis Miguel: los detalles que hacen al show perfecto y por qué no es un doble

A mitad de camino de sus diez recitales en Movistar Arena, Luis Miguel en persona sigue puliendo detalles para dar un espectáculo inolvidable.

Con el recital de hoy miércoles a la noche, la maratón de diez conciertos de Luis Miguel en la Argentina se encuentra en la mitad de camino, con shows ya realizados los días 3, 4, 6 y 8 de agosto. Quedan por delante los recitales del 12, 15, 16, 17 y 18.

El resultado de este regreso al escenario después de cuatro años de ausencia ya es un éxito que en total sumará más de 150 mil espectadores. Luego irá a Chile y Estados Unidos, e finalmente iniciará en 2024 un segundo tramo que volverá a traerlo al país y tendrá otras escalas en 50 ciudades del Caribe, Sudamérica, Estados Unidos, Canadá y Europa.

Luis Miguel, el auténtico y no un doble, en vivo en Movistar Arena. Foto: Martín Bonetto.Luis Miguel, el auténtico y no un doble, en vivo en Movistar Arena. Foto: Martín Bonetto.

El detalle pintoresco y con enorme difusión es la clásica especulación oportunista sobre la presencia en escena de un auténtico Luis Miguel o algún doble. Esta noticia falsa se repite con cada visita del astro, pero ahora está basada en su notable cambio de apariencia física, donde se lo ve mucho más flaco que en 2019.

En vivo, a lo largo de dos horas y media, cada noche Luis Miguel hace gala de su perfeccionismo y atención al detalle, presentando un show impecable que está lleno de elementos que no sólo confirman la presencia del verdadero artista sino que son una muestra del alto nivel de producción.

Monitores de TV a los costados

Luis Miguel debe ser uno de los pocos artistas en el mundo, o quizás el único, que en sus conciertos coloca un televisor a la derecha del escenario y otro a la izquierda, pero no mirando al público sino al medio desde los costados, para poder observarse como en un espejo.

Luis Miguel en vivo. Foto: Martín Bonetto.Luis Miguel en vivo. Foto: Martín Bonetto.

Esta disposición no solo le permite vigilar qué está magnificando la enorme pantalla de video a sus espaldas (hay otras más arriba del proscenio y en el fondo del estadio) sino también dar rienda suelta a su vanidad y poder arreglarse el pelo cada tanto.

Cabe señalar que debajo de cada uno de esas pantallas al costado hay un teleprompter que le va mostrando la letra de cada tema, verso a verso, tal como utilizan muchísimos artistas actualmente.

El despliegue vocal

Cantante que sigue los pasos de los grandes intérpretes latinos de voces poderosas, Luis Miguel no escatima caudal vocal al cantar, y confirma ser el verdadero Luis Miguel con detalles característicos que son difíciles de imitar.

El amplio escenario del show de Luis Miguel en Movistar Arena, con toda su banda. Foto: Martín Bonetto.El amplio escenario del show de Luis Miguel en Movistar Arena, con toda su banda. Foto: Martín Bonetto.

A lo largo de un repertorio de 26 canciones, se esmera en hacer gala de su voz. Y si bien en algunos tramos aleja el micrófono y deja que el público cante los versos, en las partes más exigidas jamás duda en jugarse entero.

Sin dudas que un ejemplo elocuente es Hasta que me olvides, en el primer tramo del show, donde la gente estalla en una ovación tras escucharlo.

Los pasitos

A lo largo de su carrera de cuatro décadas (comenzó en 1981, con once años), Luis Miguel fue desarrollando una presencia escénica muy personal, que incluye pequeños pasitos de baile, quiebres de cintura y su característica patita levantada, cual flamenco.

Luis Miguel en vivo en Argentina, en pleno despliegue de pasitos y quiebres de cintura. Foto: Martín Bonetto.Luis Miguel en vivo en Argentina, en pleno despliegue de pasitos y quiebres de cintura. Foto: Martín Bonetto.

Conocedor del fanatismo de su público, va dosificando esos movimiento, y cuando los hace siempre sonríe o pone cara de Zoolander.

El transmisor en la mano

Quizás por cuestiones estéticas, para no arruinar su figura acentuada por un traje entallado, Luis Miguel jamás engancha en la ropa al transmisor de su micrófono inalámbrico (y los in-ears). Lo sostiene a todo momento en la mano izquierda.

La dedicatoria a Paloma

El último tema de cada noche, a manera de bis, es Cucurucucú paloma, nuevamente con los mariachis en escena, y el cantante aprovecha la coincidencia del título de la canción con el nombre de su actual novia para mirar al costado izquierdo del escenario, donde ella está parada mirando el show.

Luis Miguel ampliado a pleno en la pantalla de video gigante del recital en Movistar Arena. Foto: Martín Bonetto.Luis Miguel ampliado a pleno en la pantalla de video gigante del recital en Movistar Arena. Foto: Martín Bonetto.

No se nota si le guiña un ojo, pero la complicidad es evidente.

El bailecito del dron

Durante los últimos años, muchos grandes recitales cuentan con un dron que filma el concierto desde lo alto. Aquí también, pero con una particularidad: varias veces vuela por el escenario a la altura de los músicos y se detiene frente a Luis Miguel, sigue sus movimientos y hasta gira alrededor suyo. Hasta parece que Luismi le baila especialmente, mientras se amplía su primer plano en las pantallas.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS