22.5 C
San Luis

Block title

miércoles, junio 12, 2024
InicioPolicialesPiden perpetua para el capo narco Delfín Castedo por matar a una...

Piden perpetua para el capo narco Delfín Castedo por matar a una chacarera que lo denunció

  • Es por el crimen a puñaladas de Liliana Ledesma (37), en 2006, en Salvador Mazza, Salta.

Los especialistas en narcotráfico no dudan: el salteño Delfín Reynaldo Castedo (56) es uno de los mayores narcotraficantes de la Argentina y, como otros capos, su poder sigue vigente tras las rejas. Su clan fue y es de temer. Prueba de esto no son sólo las causas relacionadas con el contrabando de cocaína, sino también la violencia con la que siempre se manejó en sus negocios.

Un emblema de su violencia es el crimen de la pequeña productora rural Liliana Ledesma (37), asesinada de siete puñaladas en un puente de Salvador Mazza el 21 de septiembre de 2006.

Un emblema de su poder es el juicio por ese homicidio -ahora en la etapa final- que tardó 17 años en concretarse: primero Castedo logró permanecer prófugo 10 años y, una vez preso, consiguió que el debate se postergara siete veces.

Ahora Delfín enfrenta una expectativa de pena inédita en su vida judicial. En la audiencia del miércoles, la fiscal penal de Graves Atentados contra las Personas pidió que se lo condene a prisión perpetua y lo mismo solicitó para su hermano Raúl “Ula” Castedo (41).

La calificación es una de las más graves contempladas en el Código Penal: “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o mas personas“. Aunque en la acusación original a los Castedo se los señalaba como autores intelectuales, ahora la fiscal -en su alegato- los imputó como “coautores“.

Tanto Delfín como “Ula” presenciaron las audiencias vía Zoom desde el Complejo Penitenciario I de Ezeiza, donde están alojados. A través de su abogado, Mariano Álvarez, habían solicitado viajar a Orán, donde se realiza el juicio. Pero por razones de seguridad prefirieron no moverlos.

Una de las marchas por el crimen de Liliana Ledesma.Una de las marchas por el crimen de Liliana Ledesma.

Su forma de protesta por esta negativa fue hacer prácticamente imposible la declaración de algunos testigos, interrumpiendo constantemente bajo la excusa de que la conexión no era buena. Muchos ven detrás de esta actitud un posterior reclamo para anular la sentencia.

En el caso de Liliana Ledesma, ya hubo cuatro condenas a prisión perpetua para los autores materiales. El fallo se dictó en 2010 contra Casimiro “Nene” Torres, Lino Ademar “El Chaqueño” Moreno, Aníbal Tárraga y María Gabriela Aparicio. Esta última era la hermana del diputado provincial Ernesto Aparicio que, hasta su muerte en 2013, fue el principal socio de los Castedo.

Días antes de ser asesinada, Ledesma había denunciado públicamente a los Castedo y al entonces diputado Aparicio por cerrar un camino vecinal que unía Salvador Mazza con Bolivia, para utilizarlo para traficar drogas.

A Ledesma le dieron siete puñaladas. Las mortales fueron dos: una en el cuello y otra en el estómago. Pero además le cruzaron la boca de un tajo, en clara señal de venganza por haber hablado.

La detención de Delfín Castedo.La detención de Delfín Castedo.

Ese fallo de 2010 volvió a ser noticia en agosto pasado porque uno de los condenados de entonces, Lino “El Chaqueño” Moreno, se fugó luego de no regresar de una salida transitoria autorizada por la Justicia.

La historia oficial del Servicio Penitenciario de Salta dice que, la tardecita del pasado domingo 18 de junio, se presentó en la Unidad N° 3 de Orán Reynaldo Ruiz.

El hombre informó que su sobrino, Lino Ademar Moreno (42), se había ido de su casa de la calle Dorrego a las 11 de la mañana y no había regresado. El señor -tutor legal de su sobrino- entregó la mochila de su pariente, pegó media vuelta y se fue.

Lino Ademar Moreno.Lino Ademar Moreno.

La huida fue oficializada muchas semanas después de ocurrida, sumando un episodio sospechoso más a la historia de la causa Ledesma. De hecho, el juicio se suspendió siete veces.

Los Castedo

Pese a ser un capo narco ampliamente conocido y temido, Delfín Castedo sólo fue condenado en 2022 a 16 años de prisión por ser el jefe de una asociación ilícita dedicada al narcotráfico y al lavado de activos.

El Tribunal Oral Federal 1 de Salta también impuso penas de entre 3 y 9 años de cárcel a otros seis imputados, entre ellos “Ula”, quien años antes había cumplido pena en Bolivia, también por tráfico de cocaína.

Puntualmente Delfín Castedo nunca fue condenado por narco. Por eso para él es tan importarte zafar de un segundo juicio que también está ahora en su etapa final, pero en los Tribunales Federales de La Plata.

El debate ya entró en la etapa de alegatos. La primera en pedir pena fue la Unidad de Información Financiera (UIF), que para Delfín y “Ula” solicitó 20 años de prisión.

Ciento doce kilos de cocaína de máxima pureza (92,4%, según las pericias). Un fin de semana de elecciones legislativas que disimuló el movimiento de los narcos. Una banda de colombianos afincados en barrios de lujo y un pastor evangélico que los guiaba espiritual y financieramente.

La portada de Delfín Castedo en la red social Facebook.La portada de Delfín Castedo en la red social Facebook.

Eso es sólo parte de lo que fue, a fines de octubre de 2013, el “Operativo Luis XVI” (también conocido como “Fondo Blanco”), una causa iniciada en la Justicia Federal de Lomas de Zamora, con participación de la Bonaerense, la Federal y un Sergio Berni empoderado como segundo del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Como proveedor de la droga, terminó detenido en 2019 Delfín Castedo, tal vez el más grande mayorista de cocaína del país. Un ejemplo: siempre se sospechó que él había estado detrás de las toneladas de cocaína secuestradas en el operativo “Carbón Blanco“. Por ese caso fue condenado el narcoabogado Carlos Salvatore (fallecido en 2018), que había sido defensor de Castedo en diferentes causas judiciales.

La droga de “Fondo Blanco” había sido comprada a productores peruanos y bajada primero a Bolivia. De allí pasó a la provincia de Salta, donde fue cargada en la Hilux que secuestró la Policía en pleno microcentro porteño, en el garaje subterráneo con entrada en Cerrito y Paraguay. Se cree que el plan era llevarla a Europa y Oceanía.

La mitad del juicio que ahora está entrando en su etapa final trata del contrabando de la cocaína y la otra mitad, del lavado de dinero que se hizo con el dinero obtenido del narcotráfico.

Por el contrabando de drogas están acusados, entre otros, Delfín Castedo, su cuñado Mario Morfulis y el hijo, Oscar Matías Morfulis. Para el defensor de Delfín, “él solo está en este juicio por su parentesco con Morfulis. No hay ni una prueba en su contra“.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS