20.9 C
San Luis

Block title

domingo, abril 21, 2024
InicioSociedadQué es el síndrome de Procusto, cuando se desprecia al que sobresale

Qué es el síndrome de Procusto, cuando se desprecia al que sobresale

El término lo usó el candidato presidencial Javier Milei en un video que se convirtió en viral. Alude a quienes se sienten inferiores e intentan dañar a los más hábiles y talentosos

Si bien no se corresponde con ningún diagnóstico psiquiátrico, el síndrome de Procusto es muy frecuente, sobre todo en el ámbito laboral, y hace referencia a las personas que menosprecian a aquellos que las superan en talento y habilidades.

El concepto lo utilizó el candidato a presidente Javier Milei en un video que se hizo viral donde descalificaba al economista Roberto Cachanosky. Lo que impulsó el repudio fue que utilizó la palabra “mogólico” como un insulto, lo que provocó la condena de la Asociación de Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA), entre otras manifestaciones. Esta última emitió un comunicado en el que repudió sus palabras y las calificó de “discriminatorias”.

En medio de una catarata de insultos, Milei mencionó que el economista padecía “síndrome de Procusto”. ¿A qué se refería?

El doctor Juan Eduardo Tesone, médico UBA psicoanalista y psiquiatra, de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) contó que el término tiene su origen en un mito griego. Procusto, hijo de Poseidón, regenteaba una pequeña posada. “Tenía dos camas una pequeña y una grande. Forzaba a los viajeros a acostarse sobre una de las dos camas: los grandes sobre la cama pequeña (y para que entrasen les cortaba los pies); y los pequeños, en la cama grande (a los cuales los estiraba violentamente)”.

Los "Procustos" buscan la complicidad de los otros compañeros para tenerlos como aliados. No dudan en manipular a otros o en usar su complicidad para “acabar” con el que más se destaca (Freepik)Los “Procustos” buscan la complicidad de los otros compañeros para tenerlos como aliados. No dudan en manipular a otros o en usar su complicidad para “acabar” con el que más se destaca (Freepik)

Finalmente, fue el héroe Teseo quien puso fin a los crímenes de Procusto cuando lo retó a medirse en su propia cama y le dio de probar su propia medicina.

Este mito ha trascendido el tiempo y ha sido objeto de diversas disciplinas (matemática, informática). En psiquiatría se denomina así a la patología por la cual un individuo, tal como hacía el protagonista del mito griego, rechaza a los que sobresalen en su entorno, siente envidia de los que se destacan y menosprecia sus cualidades, porque tiene miedo a verse superado.

Explicó Tesone: “Si bien el síndrome de Procusto no figura en la terminología psiquiátrica, en el DSM ( Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales), se considera que aquel que padece este síndrome, no tolera la diferencia, ya sea por tener una personalidad rígida, narcisística o magalomaníaca”.

Se puede encontrar personas con esta particularidad en diferentes áreas, desde la personal, laboral y empresarial a la política, la deportiva o la educativa. Por ejemplo, los niños sobresalientes a veces pueden sufrir este maltrato por las instituciones educativas que tratan de “bajarlo” de nivel para que sea como todos los demás.

En el trabajo, un “Procusto” no es capaz de optimizar equipos, antepone el prejuicio al rendimiento y prefiere rodearse de mediocres a contar con personas competentes, a las que ve siempre como competidoras.

Los "Procustos" tienen miedo a perder su posición y esto es lo que los impulsa a ponerle zancadillas a los demás (Getty)Los “Procustos” tienen miedo a perder su posición y esto es lo que los impulsa a ponerle zancadillas a los demás (Getty)

Tesone señaló: “Suelen ser inseguros, y en el trabajo toleran mal las diferencias de opinión y pretenden tener siempre la razón, desde una actitud paranoide. Su personalidad hace muy difícil el trabajo en equipo y suelen generar conflictos interpersonales, por su baja aceptación del otro y de sus opiniones”.

Los motivos por los cuales una persona desarrolla este problema pueden tener que ver con su historia de aprendizaje, el desarrollo de ideas o creencias con respecto a sí mismo/a, a su autoconcepto, a su autoestima y a lo que representan los demás en una situación conceptualizada como de competencia.

Las características del síndrome de Procusto

Estas son personas con una autovaloración muy débil o frágil. Desprecian a quien sobresale, a quien desempeña con una buena performance o a quien evalúan como bien capacitado para una tarea, porque lo consideran una amenaza. Presentan estas características:

– Son personas con autoestima muy baja que pueden llegar a parecer lo contrario para resguardar su fragilidad en una falsa autoestima.

– Están constantemente evaluándose o comparándose con los demás.

– La tolerancia ante el error o la equivocación es mínima.

– Tienen ideas o creencias de inadecuación.

– Son muy vulnerables emocionalmente. Cualquier situación donde ellos queden en evidencia frente a las capacidades o aciertos de otros, la asumirán como una grave amenaza. Se sienten continuamente frustrados y con la sensación de no tener el control.

– Son resistentes al cambio. Todo aquello que las saque de la zona de confort les genera rechazo y miedo.

Es frecuente que alumnos con altas capacidades de aprendizaje sufran maltratos por este motivoEs frecuente que alumnos con altas capacidades de aprendizaje sufran maltratos por este motivo

El síndrome de Procusto también puede presentarse a nivel personal. En estos casos familia, amigos o parejas van a ser criticados constantemente. Además, el “Procusto” en cuestión puede llegar a evitar a personas que se consideran superiores en algunas características. Por ejemplo, posibles parejas más atractivas o inteligentes que él. Si la pareja sobresale, tenderá a aislarla, abandonarla o disminuir su autoestima de cara a que sus aptitudes también se vean reducidas.

En este caso, tanto la persona con síndrome de Procusto como la víctima se verán afectadas, causando una relación tóxica si es que esta llega a producirse y generando sufrimiento a ambas partes.

Tesone manifestó finalmente que no es fácil interactuar con ese tipo de personalidades, y recomendó: “A veces conviene distanciarse preventivamente, que intentar interactuar, dado que no se logrará modificar la rigidez de ese tipo de personalidades, no desprovistas de sadismo”.

Si bien este síndrome no constituye una entidad clínica formal, una terapia psicológica permitirá que la persona pueda trabajar sobre sus creencias, pensamientos y emociones de forma tal de modificar las conductas que le están trayendo problemas en el trabajo y en su vida en general.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS