30.8 C
San Luis

Block title

domingo, diciembre 10, 2023
InicioInternacionalUn testigo del asesinato de JFK rompe su silencio y plantea nuevas...

Un testigo del asesinato de JFK rompe su silencio y plantea nuevas preguntas

El relato de Paul Landis, uno de los agentes del Servicio Secreto que se encontraba a escasos metros de John F. Kennedy cuando fue abatido, podría cambiar la comprensión de lo ocurrido en Dallas en 1963.

CLEVELAND – Aún recuerda el primer disparo.

Por un instante, de pie sobre el estribo del coche de la comitiva, albergó la vana esperanza de que tal vez se tratara de un petardo o de un neumático reventado.

Pero conocía las armas y sabía que no era así.

Entonces se oyó otro disparo. Y otro más.

Y el presidente se desplomó.

Durante muchas noches después, revivió ese espeluznante momento en sus sueños.

  • Ahora, 60 años después, Paul Landis, uno de los agentes del Servicio Secreto que se encontraba a escasos metros del Presidente John F. Kennedy aquel fatídico día en Dallas, cuenta su historia completa por primera vez.
Paul Landis decidió escirbir sus memorias. Foto Amir Hamja/The New York Times.Paul Landis decidió escirbir sus memorias. Foto Amir Hamja/The New York Times.

Y al menos en un aspecto clave, su relato difiere de la versión oficial de una manera que puede cambiar la comprensión de lo que ocurrió en Dealey Plaza.

Sus recuerdos cuestionan la teoría propuesta por la Comisión Warren, que ha sido objeto de tantas especulaciones y debates a lo largo de los años: que una de las balas disparadas contra la limusina del presidente alcanzó no sólo a Kennedy, sino también al gobernador de Texas John Connally, que iba con él, en varios lugares.

El presidente John F. Kennedy con simpatizantes durante su visita a Fort Worth, Texas, horas antes de ser asesinado en Dallas. Foto Houston Chronicle, via Associated PressEl presidente John F. Kennedy con simpatizantes durante su visita a Fort Worth, Texas, horas antes de ser asesinado en Dallas. Foto Houston Chronicle, via Associated Press

El relato de Landis, incluido en unas memorias de próxima publicación, reescribiría de forma importante la narración de uno de los días más impactantes de la historia moderna de Estados Unidos.

Visto a través del parabrisas de la limusina, Kennedy parecía levantar la mano hacia la cabeza tras recibir un disparo en Dallas. Paul Landis es el agente en el estribo trasero derecho que se gira para mirar por encima de su hombro derecho. Foto James W. Altgens/Associated PressVisto a través del parabrisas de la limusina, Kennedy parecía levantar la mano hacia la cabeza tras recibir un disparo en Dallas. Paul Landis es el agente en el estribo trasero derecho que se gira para mirar por encima de su hombro derecho. Foto James W. Altgens/Associated Press

Puede que no signifique más que eso.

Pero también podría animar a quienes han sospechado que hubo más de un pistolero en Dallas el 22 de noviembre de 1963.

El relato de Paul Landis, ex agente del Servicio Secreto, difiere de la versión oficial al menos en un aspecto clave. Foto Amir Hamja/The New York Times.
El relato de Paul Landis, ex agente del Servicio Secreto, difiere de la versión oficial al menos en un aspecto clave. Foto Amir Hamja/The New York Times.

Como todo lo relacionado con el magnicidio, su relato plantea sus propios interrogantes.

Landis guardó silencio durante 60 años, y los recuerdos son delicados incluso para quienes están sinceramente seguros de lo que recuerdan.

Algunos elementos de su relato contradicen las declaraciones oficiales que presentó a las autoridades inmediatamente después del tiroteo, y algunas de las implicaciones de su versión no se pueden conciliar fácilmente con el expediente existente.

La limusina que transportaba a Kennedy corrió hacia el hospital segundos después de que le dispararan, con un agente del servicio secreto, Clint Hill, viajando en la parte trasera del coche. Foto Justin Newman/Associated PressLa limusina que transportaba a Kennedy corrió hacia el hospital segundos después de que le dispararan, con un agente del servicio secreto, Clint Hill, viajando en la parte trasera del coche. Foto Justin Newman/Associated Press

Pero él estaba allí, fue testigo de primera mano.

A sus 88 años, dice, lo único que quiere es contar lo que vio y lo que hizo.

“No hay ningún objetivo en este momento”, dijo en una entrevista el mes pasado, antes de la publicación de su libro,“El testigo final”, el 10 de octubre.

“Simplemente creo que ya había pasado suficiente tiempo como para necesitar contar mi historia”.

Todo se reduce a un proyectil de 6,5 mm con camisa de cobre.

La Comisión Warren decidió que una de las balas disparadas aquel día alcanzó al presidente por detrás, salió por la parte delantera de su garganta y continuó hasta alcanzar a Connally, consiguiendo de algún modo herirle en la espalda, el pecho, la muñeca y el muslo.

JFK NEl Sr. Landis dejó el Servicio Secreto seis meses después del asesinato. Foto .Amir Hamja/The New York TimesYTJFK NEl Sr. Landis dejó el Servicio Secreto seis meses después del asesinato. Foto .Amir Hamja/The New York TimesYT

Parecía increíble que una sola bala pudiera hacer todo eso, por lo que los escépticos la llamaron la teoría de la “bala mágica”.

Los investigadores llegaron a esa conclusión en parte porque la bala se encontró en una camilla en la que se cree que estaba Connally en el Parkland Memorial Hospital, por lo que supusieron que había salido de su cuerpo durante los esfuerzos por salvarle la vida.

Pero Landis, que nunca fue entrevistado por la Comisión Warren, dijo que eso no fue lo que ocurrió.

De hecho, dijo, fue él quien encontró la bala – y no la encontró en el hospital cerca de Connally sino en la limusina presidencial alojada en el respaldo del asiento detrás de donde Kennedy estaba sentado.

Cuando vio la bala después de que la caravana llegara al hospital, dijo que la cogió para frustrar a los cazadores de recuerdos.

A continuación, entró en el hospital y la colocó junto a Kennedy en la camilla del presidente, suponiendo que podría ayudar de algún modo a los médicos a averiguar lo ocurrido.

En algún momento, supone ahora, las camillas debieron empujarse y la bala pasó de una a otra.

“No había nadie allí para asegurar la escena”, dijo Landis.

“Solo tenia miedo de que… era una prueba, de eso me di cuenta enseguida. Muy importante. Y no quería que desapareciera o se perdiera”.

Landis tiene la teoría de que la bala alcanzó a Kennedy en la espalda y salió antes de que el cuerpo del presidente fuera retirado de la limusina.

Landis se ha mostrado reacio a especular sobre implicaciones mayores.

Siempre creyó que Lee Harvey Oswald fue el único pistolero.

¿Pero ahora? “Ahora empiezo a preguntármelo”, dijo.

Dudas

En los últimos años, confió su historia a varias figuras clave, como Lewis Merletti, ex director del Servicio Secreto.

James Robenalt, abogado de Cleveland y autor de varios libros de historia, ha ayudado a Landis a procesar sus recuerdos.

“Si lo que dice es cierto, lo que tiendo a creer, es probable que reabra la cuestión de un segundo tirador, si no más”, dijo Robenalt.

“Si la bala que conocemos como bala mágica o prístina se detuvo en la espalda del presidente Kennedy, significa que la tesis central del Informe Warren, la teoría de la bala única, es errónea”.

Y si Connally fue alcanzado por otra bala, añadió, entonces parece posible que no fuera de Oswald, quien, según él, no podría haber recargado tan rápido.

Merletti remitió a Landis a Ken Gormley, presidente de la Universidad de Duquesne y destacado historiador, que le ayudó a encontrar un agente para su libro.

Gormley dijo que no le sorprendía que un agente traumatizado se presentara años después, comparándolo con una declaración moribunda en casos legales.

“Es muy común cuando la gente llega al final de su vida”, dijo Gormley.

“Quieren poner sobre la mesa cosas que han estado ocultando, sobre todo si se trata de una parte de la historia y quieren que se corrija el registro. Esto no parece una jugada de alguien que intenta llamar la atención por sí mismo o por dinero”.

El relato de Landis varía en un par de aspectos respecto a las dos declaraciones escritas que presentó la semana siguiente al tiroteo.

Aparte de no mencionar haber encontrado la bala, dijo haber oído sólo dos disparos.

Asimismo, no mencionó haber entrado en la sala de trauma donde Kennedy fue trasladado.

Landis dijo que los informes que presentó después del asesinato incluían errores; estaba en estado de shock y apenas había dormido durante cinco días.

No fue hasta 2014 cuando se dio cuenta de que el relato oficial de la bala difería de su memoria, dijo, pero no se presentó entonces por la sensación de que había cometido un error al ponerla en la camilla sin decírselo a nadie.

De hecho, su compañero, Clint Hill, el agente del Servicio Secreto que trepó a la parte trasera de la limusina a toda velocidad en un esfuerzo inútil por salvar a Kennedy, disuadió a Landis de hablar.

“Muchas ramificaciones”, advirtió Hill en un correo electrónico de 2014.

Hill, que ha expuesto su propio relato de lo ocurrido, puso en duda la versión de Landis.

“Creo que suscita preocupación cuando la historia que cuenta ahora, 60 años después de los hechos, es diferente de las declaraciones que escribió en los días posteriores a la tragedia”, dijo Hill.

Tras la elección de Kennedy, Landis fue asignado a vigilar a los hijos del nuevo presidente y más tarde a la primera dama, Jacqueline Kennedy, junto a Hill.

Como la primera dama acompañó a su marido a Dallas aquel día de otoño de 1963, Landis, que entonces tenía 28 años, formó parte de la comitiva, viajando detrás de la limusina presidencial.

Al oír el primer disparo, Landis se volvió para mirar por encima de su hombro derecho en la dirección del sonido, pero no vio nada.

Entonces se volvió hacia la limusina y vio a Kennedy levantando los brazos, evidentemente herido.

De repente, Landis se dio cuenta de que Hill había saltado de su coche de seguimiento y corría hacia la limusina.

Dijo que oyó un segundo disparo y finalmente el fatal tercer disparo que alcanzó a Kennedy en la cabeza.

Al instante supo que el presidente había muerto.

Hill, ahora en la parte trasera de la limusina, se volvió y lo confirmó con un pulgar hacia abajo.

Una vez que llegaron al hospital, Hill y Landis convencieron a la angustiada primera dama para que soltara a su marido y pudieran llevarlo dentro.

Cuando salieron del coche, Landis vio dos fragmentos de bala en un charco de sangre. Tocó uno, pero lo devolvió a su sitio.

Fue entonces cuando dijo que vio la bala intacta en la costura del acolchado de cuero oscuro.

Dijo que se la metió en el bolsillo y se dirigió al hospital, donde pensaba dársela a un supervisor, pero en la confusión instintivamente la puso en la camilla de Kennedy.

El ingeniero jefe del hospital la encontró más tarde cuando estaba moviendo la camilla de Connally, ya vacía, y la golpeó contra otra camilla en el pasillo, lo que provocó que la bala se cayera.

El informe de la Comisión Warren dijo que “eliminaba la camilla del presidente Kennedy como fuente de la bala” porque el presidente permaneció en su camilla hasta que su cuerpo fue colocado en un ataúd.

Los investigadores determinaron que la bala fue disparada por el mismo rifle encontrado en el sexto piso del Depósito de Libros de la Escuela de Texas. Concluyeron que la bala atravesó a Kennedy, luego entró por el hombro derecho de Connally, le golpeó la costilla, salió por debajo del pezón derecho y continuó por la muñeca derecha hasta el muslo izquierdo.

Los médicos coincidieron en que una sola bala podría haber causado todo el daño.

Pero la bala se describió como casi prístina y sólo había perdido uno o dos granos de su peso original de 160 ó 161 granos, lo que hizo dudar a los escépticos de que pudiera haber hecho todo lo que la comisión dijo que había hecho.

Sin embargo, los expertos en balística que utilizaron técnicas forenses modernas llegaron a la conclusión de que la teoría de la bala única era plausible.

Seis meses después del asesinato, Landis dejó el Servicio Secreto.

En general, conocía las teorías conspirativas, pero nunca leyó un libro sobre ellas, ni el informe de la Comisión Warren.

Entonces, en 2014, un jefe de policía local que conocía le dio una copia de “Six Seconds in Dallas”, un libro de 1967 de Josiah Thompson que sostiene que hubo múltiples tiradores.

Landis lo leyó y creyó que el relato oficial de la bala era erróneo.

Eso le llevó a mantener conversaciones con Merletti y Gormley y, finalmente, a su libro.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS