8.4 C
San Luis

Block title

sábado, mayo 25, 2024
InicioInternacionalUna carta hallada en los archivos vaticanos confirma que la Iglesia sabía...

Una carta hallada en los archivos vaticanos confirma que la Iglesia sabía sobre los campos de exterminio

La carta recién descubierta, escrita por un jesuita alemán al secretario personal del Papa Pío XII, sugiere que el Papa conocía las atrocidades de Hitler pero decidió guardar silencio.

ROMA – Una carta encontrada entre los papeles privados del Papa Pío XII sugiere que la Santa Sede fue informada en 1942 de que hasta 6.000 personas, “sobre todo polacos y judíos”, estaban siendo asesinadas en hornos cada día en Belzec, un campo de exterminio nazi en Polonia.

Aunque las noticias de las atrocidades perpetradas por Adolf Hitler ya llegaban a oídos de Pío, esta información era especialmente importante porque procedía de una fuente eclesiástica de confianza con sede en Alemania, afirma Giovanni Coco, archivista vaticano que descubrió la carta.

La fuente estaba “en el corazón del territorio enemigo”, dijo Coco el sábado.

Estantes donde las carpetas que contienen documentos sobre el Papa Pío XII, que reinó entre 1939 y 1958, se almacenan dentro de los archivos del Vaticano antes de la apertura completa de los archivos secretos a los estudiosos el 2 de marzo, en el Vaticano, 27 de febrero de 2020. REUTERS/Guglielmo Mangiapane/Foto de archivoEstantes donde las carpetas que contienen documentos sobre el Papa Pío XII, que reinó entre 1939 y 1958, se almacenan dentro de los archivos del Vaticano antes de la apertura completa de los archivos secretos a los estudiosos el 2 de marzo, en el Vaticano, 27 de febrero de 2020. REUTERS/Guglielmo Mangiapane/Foto de archivo

El documento, hecho público este fin de semana por el diario milanés Corriere della Sera, se suma a las pruebas que, según algunos estudiosos, demuestran que Pío conocía el Holocausto en el momento en que se produjo.

Algunos estudiosos afirman que Pío no quería enfrentarse a Hitler ni ofenderle porque temía al comunismo, creía que las potencias del Eje ganarían la guerra y quería evitar enemistarse con millones de católicos alemanes y simpatizantes del nazismo.

Papa Pío XII bendiciendo a fieles y asistentes durante la bendición apostólica Urbi et Orbi en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.  (Foto de ANSA / AFP)Papa Pío XII bendiciendo a fieles y asistentes durante la bendición apostólica Urbi et Orbi en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (Foto de ANSA / AFP)

Otros historiadores insisten en que Pío guardó silencio públicamente porque estaba organizando subrepticiamente -o al menos permitiendo- que los católicos locales ayudaran y salvaran a los judíos de los nazis, y también temía que los nazis persiguieran a los católicos.

Es uno de los documentos más reveladores que han surgido desde que el Papa Francisco ordenó abrir los archivos de Pío en 2019, diciendo que “la iglesia no tiene miedo de la historia.”

Coco dijo que no podía estar 100% seguro de que Pío viera la carta, pero estaba “99% seguro” porque fue entregada al secretario personal del Papa, su “mano derecha”.

El secretario habría remitido la información al Papa, “si no le mostró los documentos directamente”, dijo Coco.

Desde 2020, los estudiosos han estado extrayendo los documentos que cubren el papado de Pío, que duró de 1939 a 1958, buscando comprender mejor la respuesta del Vaticano al nazismo y al Holocausto, así como el controvertido legado de Pío, que guardó silencio públicamente mientras millones de judíos eran asesinados.

Dirigida al secretario de Pío, el reverendo Robert Leiber, la carta fue escrita por un sacerdote jesuita alemán, el reverendo Lothar Koenig, miembro de un movimiento de resistencia alemán.

En la carta, fechada el 14 de diciembre de 1942, Koenig intentaba informar al Vaticano sobre “el estado de la persecución de la Iglesia en Alemania, sobre todo”, dijo Coco, que ha estado catalogando los papeles personales de Pío en el Vaticano.

La carta incluía un apéndice con el número de sacerdotes encarcelados en el campo de concentración de Dachau, cerca de Munich; mencionaba el campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia, en referencia a otro informe aún no descubierto; y hablaba de los miles de polacos y judíos asesinados por los nazis en Belzec.

Michele Sarfatti, del Centro de Documentación Judía Contemporánea de Milán, que también ha estado estudiando los archivos de Pío, dijo que la carta era importante porque se había encontrado entre los papeles personales de Pío, lo que significaba que el pontífice la había guardado “y presumiblemente leído”.

Desde un punto de vista historiográfico, era un indicio “de que el Papa era consciente de lo que estaba ocurriendo” y de la enormidad de lo que estaba sucediendo en varios campos, dijo Sarfatti.

El Vaticano no respondió a las peticiones de comentarios.

Coco dijo que creía que Pío tenía miedo de hablar en contra de Hitler porque los nazis atacarían a los católicos en represalia.

“Preocupaba lo que pudiera ocurrir a los católicos en Polonia, en Europa del Este, en el Tercer Reich, todos esos territorios bajo control nazi en los que era difícil que la Iglesia interviniera”, dijo.

La carta suplica al Vaticano que sea prudente a la hora de dar a conocer la información que proporciona “porque si saliera a la luz que procede de la Iglesia alemana, la persecución se haría más feroz en Alemania de lo que ya era”, dijo Coco.

Sarfatti, cuya investigación más reciente se centra en la documentación de 1942, identificado por algunos estudiosos como “el año más sangriento del Holocausto”, dijo que la Santa Sede recibió ese año informes sobre las atrocidades de innumerables fuentes: sacerdotes que regresaban al Vaticano de viajes, clero local, nuncios papales, políticos de los países ocupados, ciudadanos, grupos judíos y rabinos.

Mucha gente escribía a la Santa Sede describiendo lo que estaba ocurriendo”, dijo Sarfatti.

A principios de 1942, pocas personas, incluidos los judíos, comprendían que Hitler quería exterminar a los judíos.

Pero a medida que avanzaba el año, “había una asociación cada vez mayor entre las palabras ‘judío’ y ‘muerte’ en estos informes, lo que en sí mismo debería haber dado una idea de lo que estaba pasando”, dijo.

Sarfatti, que encontró en el Archivo Apostólico Vaticano dos documentos que hacían referencia a las cámaras de gas, dijo que la carta era una prueba “que podemos añadir a otras”.

David Kertzer, un profesor de la Universidad de Brown que ha estado trabajando en los archivos, dijo que el documento era “más detalles” sobre “los informes que el Papa está recibiendo en el verano de 1942 sobre el asesinato en masa de los Judios” de diversas fuentes, que se discuten en su libro sobre Pío, “El Papa en la guerra.”

Coco dijo que creía que la carta que encontró formaba parte de una “correspondencia mucho más larga” que precedió y continuó después de diciembre de 1942.

Pío se sentía “particularmente cercano” a los jesuitas alemanes, dijo Kertzer, siendo el secretario de Pío un ejemplo importante.

“No habría fuente más creíble para el Papa sobre lo que estaba ocurriendo allí que la de un jesuita alemán”, dijo Kertzer.

La carta se publicará la próxima semana en un libro de Coco sobre su investigación de los papeles personales de Pío.

Dijo que los papeles estaban en desorden cuando comenzó a estudiarlos en 2019, y encontró la carta hace aproximadamente un año.

Le llevó tiempo localizar al autor:

La carta está firmada, “Tu Lothar”, y está dirigida, “Querido amigo”, dijo Coco.

“Organizar los papeles”, para entenderlos mejor, “ha sido muy complicado”, dijo.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS