13.6 C
San Luis

Block title

jueves, abril 25, 2024
InicioPolicialesVíctima contó cómo defendió a su compañera de un ataque

Víctima contó cómo defendió a su compañera de un ataque

Víctor Durán, regente de la Escuela Técnica 37 de Juana Koslay, quedó en medio de un conflicto ajeno y terminó convirtiéndose también en víctima. El directivo fue la persona que en octubre del año pasado defendió a su compañera, Cintia Ortegas, del ataque de su expareja, Juan Dardo Marín, quien ingresó armado al colegio y la hirió de un balazo. Este jueves, el hombre le contó con detalles al tribunal la agresión que sufrió.

 

El testimonio del regente fue el primero de la segunda jornada del debate. Marín está acusado por intento de homicidio agravado en perjuicio de Durán y por “Homicidio doblemente calificado por el vínculo y por ser perpetrado por un hombre contra una mujer mediando violencia de género agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa” y “Desobediencia de una orden judicial” en perjuicio de su ex.

El 25 de octubre de 2022 Durán recibió a los alumnos del turno tarde y luego fue a su oficina. Ese día era jornada de talleres y había más de 270 chicos en el edificio, estimó. Ortegas, quien además de dar clases era secretaria, trabaja en una habitación pegada a la suya, dividida por una puerta.

 

El atacante entró primero a la secretaría, le mostró el arma a la mujer (según ella misma contó el miércoles), ella corrió hacia donde estaba Durán y trató de cerrar la puerta desde dentro. “Tiene un arma”, le dijo Ortegas, y él se levantó para ayudarla, al principio sin saber qué pasaba, hasta que ella comenzó a gritar “Juan, pará”.

El regente empujó con ambas manos la abertura, que no alcanzó a cerrarse. Marín hizo dos disparos en la parte exterior, que impactaron a la altura media de la puerta, luego logró meter el brazo con el que sostenía el arma a la oficina de Durán y detonó otro. “Cintia gritaba desesperada”, recordó.

 

A pedido de la fiscal de Juicio Virginia Palacios, el testigo recreó la escena en la puerta de ingreso a la sala de juicio. Luego dijo que de un momento a otro Marín logró colarse en su oficina e hizo dos disparos más, uno de los cuales le dio en la rodilla derecha a la mujer y otro a un mueble que estaba a su lado. “¿Cuál cree usted que era la intención del aquí imputado?”, le preguntó la funcionaria: “Los disparos estaban dirigidos a ella. Los cinco”, respondió el directivo.

Durán dijo que Ortegas gritó: “Mirá lo que me hiciste, me pegaste, ya está”, enseñando la herida, y que fue entonces que el agresor pareció calmarse y se sentó en su sillón con el arma en el regazo. Decía cosas como “me cagaste la vida”, “de acá no sale nadie” y ellos le pedían que se quedara tranquilo, que pensara en sus hijos y su familia, porque también amenazaba con suicidarse.

 

 

Decidido

 

El testigo pidió sacar a su compañera, pero el atacante no se lo permitió. Él decidió salir de su oficina pensando que el hombre le dispararía la bala que le quedaba en el tambor, pero dijo que no podía dejar de pensar que en cualquier momento sonaría el timbre e iba a haber casi 300 chicos en el pasillo con un hombre armado en la escuela.

FUENTE : EL DIARIO DE LA REPUBLICA.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS