5.9 C
San Luis

Block title

miércoles, mayo 22, 2024
InicioPolíticaEl juez kirchnerista que maneja la elección achicó el tamaño de las...

El juez kirchnerista que maneja la elección achicó el tamaño de las boletas: la trama del negocio de los partidos con las imprentas

La decisión la tomó Alejo Ramos Padilla. El fallo amplía las sospechas de la plata que se quedan los espacios políticos por la impresión de boletas. La fortuna que recibió Guillermo Moreno por sus cinco listas.

Es un negociado más viejo que la escarapela, del que comen casi todos los espacios políticos. Un partido, en definitiva, funciona como una empresa concesionaria: tienen uno o varios dueños que administran una extraordinaria cantidad de plata que el Estado les entrega para imprimir la boletas, y luego de la elección, otra extraordinaria suma de dinero por la cantidad de votos que obtengan. Clink caja.

A Alejo Ramos Padilla, el kirchnerismo usó su mayoría para llevarlo del Tribunal de Dolores Juez Alejo Ramos Padilla a Juez Electoral Nacional.A Alejo Ramos Padilla, el kirchnerismo usó su mayoría para llevarlo del Tribunal de Dolores Juez Alejo Ramos Padilla a Juez Electoral Nacional.

El Elon Musk del negocio electoral argentino es José Bonacci, un santafecino que tiene cinco partidos políticos oficializados con posibilidades de presentar candidatos en los ocho cuerpos que integran una lista. Otro histórico jugador del mercado es el nacionalista con cierta tendencia hacia el Tercer Reich, Alejandro Biondini, quien en las últimas cuatro elecciones facturó millones como candidato a Presidente y ahora lo hará su hijo heredero, que lleva su mismo nombre.

En estas elecciones, el “facturemos todo lo que se pueda, total es guita que pone el Estado”, se lo endilgan a Guillermo Moreno. Su frente electoral presenta una interna de cinco listas que probablemente casi todas no pasen las PASO por no conseguir el mínimo de votos necesarios. Incluso una de ellas ni siquiera lleva la foto de la candidata. No importa demasiado: son $100 millones por 5. Lo mismo el espacio Interna de Proyecto Joven, con tres listas ($100 millones x 3) , una encabezada por el periodista kirchnerista no tan joven Mempo Giardinelli.

El peronista Guillermo Moreno y el escritor  kirchnerista Mempo Giardinelli serán candidatos en listas que dificilmente superen las PASO pero que igual cobrarán millones del Estado. Julio Bárbaro se bajó de su candidatura denunciando el negociado.El peronista Guillermo Moreno y el escritor kirchnerista Mempo Giardinelli serán candidatos en listas que dificilmente superen las PASO pero que igual cobrarán millones del Estado. Julio Bárbaro se bajó de su candidatura denunciando el negociado.

“A mi me ofrecieron encabezar una lista pero me bajé cuando me di cuenta que estaba metiendo la jeta para que otro se llevara una montaña de guita”, le confiesa a este diario el peronista incorregible Julio Bárbaro.

¿El Estado no controla nada de la plata que reparte? Existe una ley que dispone la rendición de cuentas que tienen que hacer los partidos políticos por el dinero que obtienen. Es tan cierto eso como que, sobre todo en Argentina, hay una maraña de trampas que aparecen para evitar cumplir con la ley. “Es como el voto obligatorio, nunca pasa nada para los que no cumplen”, señalan en la Justicia Electoral.

El curro pasa por el acuerdo entre el dueño del partido político y el de la imprenta. La ley establece que cada lista reciba hasta tres padrones electorales. La tarifa es $2,96 por cada elector que tiene el país. Así se llega a los $ 100 millones.

“Después de la elección, los que recibieron el dinero deberían presentar la factura de la imprenta que confeccionó las boletas. El negocio está exactamente ahí, en el 99.9% de los casos, el monto de las facturas son inventados. En el medio se reparten la guita. Lo hacen todos”, aseguran en la Justicia.

Para estos comicios, la truchada subió un escalón gracias a la decisión del juez nacional electoral cercano al kirchnerismo, Alejo Ramos Padilla.

El magistrado dispuso achicar el ancho de las boletas. Antes era de 12 cm por cuerpo y ahora son de 11 cm. “Esta decisión no es inocua: generará una fiesta de facturas dibujadas, porque con el tamaño anterior sólo dos o tres imprentas grandes podían confeccionarlas. Mal o bien, era más fácil controlar el sistema. Ahora, en cambio, lo podrán hacer muchísimas más imprentas, lo que amplia el negocio”, advierten.

El organismo del gobierno que centraliza y autoriza el reparto de dinero es el Ministerio del Interior. Pero cuando el kirchnerismo amagó con la candidatura a presidente de Wado de Pedro, se decidió trasladar esa facultad a la Secretaría General de la Presidencia de la Nación, a cargo de Julio Vitobello. El funcionario, que aseguran no suele mover un dedo sin la venia de Alberto Fernández, habría avalado la decisión de Ramos Padilla.

Fue tal el impacto que generó el fallo de Ramos Padilla en el mercado de las empresas de impresiones gráficas, que hasta el dueño de un conglomerado de medios con diario, revistas, portal de internet y canal de cable llamó a uno de los candidatos a presidente para ofrecerle imprimir las boletas “un 5 % más barato que las demás”.

Lo raro o no tanto es que ningún partido apeló la decisión de Ramos Padilla. Se entiende: lo que no cambia es el tamaño de los billetes que reciben todos los espacios políticos. Pero si la cantidad: las elecciones del 2023 costarán unos $100 mil millones, nueve veces más que los $10.000 millones que costaron en 2019.

NOTICIAS RELACIONADAS

MAS LEIDAS